viernes, 12 de diciembre de 2008

Domingo III de Adviento (B)

14-12-2008 3º DOMINGO ADVIENTO (B)
Is. 61, 1-2a.10-11; Lc. 1, 46-50.53-54; 1 Tes. 5, 16-24; Jn. 1, 6-8.19-28
Homilía de audio en MP3
Homilía de audio en WAV
Queridos hermanos:
* En este domingo os invito a llegar a casa y coger los textos de la Biblia que hemos escuchado: leedlos despacio y saboreadlos, como si estuvieseis comiendo un helado. Son unos textos preciosos. También quien tenga la oportunidad que coja la homilía que estoy predicando ahora y saboree los textos de los santos que voy a citar al final.
* En este tercer domingo del tiempo de Adviento siempre se recogen frases de la Sagrada Escritura que hacen referencia a la ALEGRIA. Por ejemplo, en la primera lectura, que es del profeta Isaías, se dice: “Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios”. En el salmo responsorial se dice como respuesta: “Me alegro con mi Dios”, y más adelante: “Se alegra mi espíritu en Dios”. Y San Pablo, en la segunda lectura, dice: “Estad siempre alegres”.
* La alegría, según Sto. Tomás de Aquino, es el primer efecto del amor. Sólo quien ama puede estar contento y alegre. Se podría decir que hay tantas clases de alegría como clases de amor: la alegría de quien ama una buena comida es bien distinta de la que goza quien acaba de enamorarse. Sin embargo, la alegría de amar a Dios no puede compararse con ninguna otra. Por ello, S. Pablo en el momento en que relata los padecimientos que está sufriendo por causa de la fe declara abiertamente: “estoy lleno de consuelo y sobreabundo de gozo en medio de todas nuestras tribulaciones” (2 Cor. 7, 4).
En los relatos de la Resurrección del Señor se percibe una alegría especial, que llevarán los apóstoles siempre en su espíritu, a pesar de las dificultades y persecuciones. Es el cumplimiento de la promesa que les hiciera Jesús en la última Cena: “Y yo os daré una alegría que nadie os podrá quitar” (Jn. 16, 22). En efecto, la alegría de los cristianos no va a depender de su estado de ánimo, ni de su salud, ni de ninguna otra causa humana, sino de haber visto al Señor, de haber estado con El. Sólo la cercanía de Dios es el motivo de la alegría profunda, de un gozo incomparable. Como bien nos dice San Pablo en la carta a los Gálatas, la alegría es uno de los frutos del Espíritu Santo (Gal. 5, 22).
La alegría cristiana es de una naturaleza especial. Es capaz de subsistir en medio de todas las pruebas, incluso en los momentos más oscuros. Puede elevarse siempre sobre todas las circunstancias de lo que nos rodea. Con la alegría, el cristiano hace mucho bien a su alrededor, pues esa alegría lleva a Dios. Dar alegría a los demás será frecuentemente una de las mayores muestras de caridad, el tesoro más valioso que puede dar a quienes le rodean. Muchas personas pueden encontrar a Dios en la alegría del cristiano.
* ¿Cómo lograr y alcanzar esta alegría en nosotros? La “receta” se nos da también en las lecturas de hoy:
- “Dar la buena noticia a los que sufren, vendar los corazones desgarrados, proclamar la amnistía a los cautivos, y a los prisioneros la libertad, proclamar el año de gracia del Señor”. Es decir, dar noticias de esperanza a los demás.
- “Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión […] No apaguéis el espíritu […] Guardaos de toda forma de maldad”.
* Si me permitís y para terminar, voy a transcribir a continuación una serie de frases de unas personas expertas en alegría: los santos. Sus palabras son mejores que las mías y tienen la fuerza de haberlo vivido en sus propias vidas:
- Decía San Gregorio Magno: “Perdemos la alegría verdadera por el deleite de las cosas temporales”.
- Decía el Pastor de Hermas, un autor cristiano de los primeros siglos del cristianismo: “Una persona alegre obra el bien, gusta de las cosas buenas y agrada a Dios. En cambio, el triste siempre obra el mal”.
- Decía San Josémaría Escrivá: “¿No hay alegría? Piensa: hay un obstáculo entre Dios y yo. Casi siempre acertarás”.
- San Atanasio: “Los santos, mientras vivían en este mundo, estaban siempre alegres, como si siempre estuvieran celebrando la Pascua, la Resurrección de Jesús”.
- San Juan Crisóstomo: “Los seguidores de Cristo viven contentos y alegres, y se glorían de su pobreza más que los reyes de su corona”.
- Sta. Teresa de Jesús: “Mas esta fuerza tiene el amor, si es perfecto: que olvida más nuestra alegría por alegrar a quien amamos. Y verdaderamente es así, que, aunque sean grandísimos trabajos, entendiendo alegramos a Dios, se nos hacen dulces”.
- San Juan Crisóstomo. “En la tierra, hasta la alegría suele parar en tristeza; pero para quien vive según Cristo, incluso las penas se transforman en gozo”.
- San Agustín: “El gozo en el Señor debe ir creciendo continuamente, mientras que el gozo en el mundo debe ir disminuyendo hasta extinguirse. Esto no debe entenderse en el sentido de que no debamos alegrarnos mientras estemos en el mundo, sino que es una exhortación a que, aun viviendo en el mundo, nos alegremos ya en el Señor”.
- San Basilio: “Siempre estarás gozoso y contento, si en todos los momentos diriges a Dios tu vida, y si la esperanza del premio suaviza y alivia las penalidades de este mundo”.
- Santo Tomás de Aquino: “Las fiestas se han hecho para promover la alegría espiritual, y esa alegría la produce la oración; por lo cual, en día festivo se han de multiplicar las plegarias”.
- Juan Pablo II: “La alegría cristiana es una realidad que no se describe fácilmente, porque es espiritual y también forma parte del misterio. Quien verdaderamente cree que Jesús es el Verbo Encarnado, el Redentor del Hombre, no puede menos de experimentar en lo íntimo un sentido de alegría inmensa, que es consuelo, paz, abandono, resignación, gozo… ¡No apaguéis esta alegría que nace de la fe en Cristo crucificado y resucitado! ¡Testimoniad vuestra alegría! ¡Habituaos a gozar de esta alegría!”

Publicar un comentario