jueves, 4 de octubre de 2007

Conferencia del lama

El martes 2 de octubre de 2007 se impartió una conferencia en el Auditorio Príncipe Felipe de la ciudad de Oviedo (España) por un lama budista sobre el sufrimiento. Asistió una persona conocida y me habló del contenido y de sus impresiones. Me lo mandó por correo electrónico y, como consideré útil e interesante su contenido, lo publico en el blog por si puede ayudar a alguien.
Un abrazo

Andrés



REFLEXIONES SOBRE UNA CONFERENCIA

El título era atrayente: "El sufrimiento", y el conferenciante me iba a permitir conocer un poco más de cerca una corriente que, siendo muy antigua, tiene en el presente numerosos seguidores y hace gala de poseer un conocimiento y sabiduría grandes para caminar por la vida y encontrar la felicidad. Con todo este atractivo y con el aviso de la gran afluencia de personas al acto, me encaminé hacia allí.
No me habían engañado. La fila para entrar era impresionante; hasta tal punto que la organización, cuando ya estábamos sentados la mayoría, tuvo que habilitar una sala mayor.
Soy observadora y empecé a mirar a mí alrededor, tomando nota de las características de los asistentes; había de todo: personas mayores, hombres, mujeres, y gran número de jóvenes. No quiero olvidar el abundante grupo de religiosas.
Después de la presentación, y entre un gran silencio, veo subir las escaleras desde el patio de butacas a un hombre maduro que caminaba hacia la mesa ayudado por una chica joven, y que vestía un ropaje de vistosos colores, pero humilde.
Con una calma, que denota un gran dominio de la situación, empieza a explicarnos qué es el sufrimiento, y cómo la persona es clave para instalarse en ella o erradicarla de la vida, aunque esto último prácticamente es una quimera por su imposibilidad, todos sufrimos en algún momento de nuestras vidas.
Resumo en "cuatro palabras" lo que a él le llevo cerca de dos horas;
-- Hay sufrimiento porque hay felicidad, y a la inversa.
-- El sufrimiento lo generamos nosotros mismos, con nuestra actitud.
-- ¿Cómo hacer?
* Ser conscientes de que TODO es TRANSITORIO
* No poner nuestra ansia en COSAS perecederas y en TENER
* Practicar el altruismo, ayuda a no mirarse a uno mismo y desprenderse del EGO.
* Poner en marcha el mecanismo para vivir el DESAPEGO
Todo esto con unos minutos de meditación (con nombre exótico), que consiste en un ejercicio de respiración pausada y profunda, inspirando los "HUMOS NEGROS" (así los llamó) de los demás, y espirando los "HUMOS BLANCOS" de uno, que previamente habíamos pasado por una virtual luz blanca que...podíamos instalar a la altura del corazón.
Estas ideas, sin más, fueron explicadas hasta la saciedad, añadiendo, con mucho arte, algún elemento exótico. Parecía interminable, pero, como todo es TRANSITORIO, terminó.
Los aplausos fueros de varios minutos, y vi cómo la gente joven, en teoría la más exigente, se ponía de pie para aplaudir con fuerza y entusiasmo...
Rápidamente mi cabeza empezó reciclar aquello...y llegó a las siguientes conclusiones: ¡¡¡¡Qué mal nos hemos vendido los cristianos!!!!! Primera reflexión. ¡¡¡¡¡Qué mal hemos hecho rodeando de pompa y boato nuestras celebraciones y a nuestra jerarquía!!!!!
Este señor no incorpora a mi vida ninguna esperanza, me ayuda en el aquí y ahora. Una vez muerta seré materia transformable y nada más.
Mi credo, es ESPERANZA pura. Mi muerte no significa mi fin,¡¡ eso sí es materia para el sufrimiento!! ¿Cómo afrontar la vida, aún con sus consejos, si sé que terminaré definitivamente un día? ...y así mis seres queridos. Tengo un Dios que me AMA desde la eternidad, y perdona mis debilidades. Me manda "algo" de sí mismo para que, en mi cortedad, tenga un ejemplo vivo de cómo hacer. Mi LIDER (Jesucristo) es atrayente, innovador, rompedor con lo establecido y defensor a ultranza de la justicia. Es un revolucionario...y por si fuera poco, muere por la humanidad...y ¿cuál es la respuesta? Las Iglesias vacías, la juventud (donde está la autenticidad y las personas sin contaminar) hacen nulo caso, por no decir que denostan mi religión...
Creo que deberíamos reflexionar sobre todo esto. No estamos dando ejemplo con nuestra vida, hemos mezclado "churras con merinas": dinero, política y... la religión de Jesús de Nazaret. En resumen, un desastre ganado a pulso.
Siento ser tan pesimista, pero todo esto llenó mi cabeza durante y después de escuchar al tan esperado lama Jimgpa, bueno, o cómo se llame.
Publicar un comentario