jueves, 10 de septiembre de 2015

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario (B)



13-9-2015                               DOMINGO XXIV TIEMPO ORDINARIO (B)
                                                        Is. 50, 5-10; Sal. 114; Sant. 2, 14-18; Mc. 8, 27-35
¿Quién eres Tú para nosotros?
¿Quiénes somos nosotros para Ti?
¿Quiénes somos nosotros para nosotros mismos?
Homilía en vídeoHAY QUE PINCHAR EN EL ENLACE ANTERIOR PARA VER EL VIDEO.
Homilía de audio en MP3
Queridos hermanos:
En el evangelio de este domingo Jesús hace dos preguntas directas a sus discípulos: En la primera les pregunta: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Después de la respuesta de los discípulos, vuelve Jesús a preguntar por segunda vez: “Y vosotros, ¿quién decís que soy?”
1) Estas preguntas, sobre todo la última, tenemos que hacérnoslas en algún momento de la vida. Para responder a la última, no nos debe bastar lo aprendido en el catecismo, o en una fe de costumbres. Según estos ámbitos contestaríamos: ‘Jesús es el Hijo de Dios, el Hijo de María, el Salvador del mundo, el fundador de la religión cristiana, el representante de Dios en la tierra, un hombre muy bueno que nos habló de parte de Dios…’ Bien, pero esto no basta. Al menos, a mí no me basta. Por eso, me pregunto y os pregunto: ¿Quién es Jesús para vosotros y para mí, qué tiene que ver Jesús en nuestra vida concreta del día a día?: ¿Es un Jesús que sólo está presente al acostarnos y rezarle una oración? ¿Es un Jesús de la Misa del sábado o del domingo? ¿Es un Jesús de la fiesta del día del Carmen, del día de Santa Gadea, del día de los Mártires, del día de San Antonio, del día de la Virgen de la Porteiría, del día de la Virgen de los Dolores (fiestas de las parroquias en las que estoy), del día de un funeral, del día de un bautizo…?
2) No obstante, desde que estoy de párroco en este concejo de Tapia de Casariego, me he hecho un poco gallego y contesto a una pregunta con otra pregunta. Tú, Jesús, nos preguntas: ¿quién eres Tú para nosotros, para mí? Bien, pero ahora yo te pregunto: ¿Quiénes somos nosotros para Ti, quién soy yo para Ti?
            En efecto, para contestar bien a la pregunta de quién es Jesús para nosotros, hemos primero de contestar a la pregunta de quiénes somos nosotros para Él. Sólo quien tiene experiencia de quién es él mismo para Jesús, podrá contestar a la pregunta de quién es Él para nosotros. Sólo quien se haya sentido amado y salvado por Él, podrá contestar a la pregunta de quién es Él para nosotros.
            3) Sin embargo, para contestar bien a la pregunta de quiénes somos nosotros para Él, tenemos que contestar antes a la pregunta de quiénes somos nosotros para nosotros mismos, es decir, tenemos que conocernos bien: con nuestros fallos y defectos, con nuestras virtudes y capacidades, con lo bueno y con lo malo, con nuestra personalidad, con nuestras relaciones con los demás, con nuestras debilidades y fortalezas…:
            - ¿Somos personas de un carácter tímido o más bien abierto? ¿Somos personas tranquilas o irascibles? ¿Somos personas pacientes con los demás y con nosotros mismos o impacientes? ¿Somos personas firmes en nuestras convicciones y actuaciones o somos más bien personas caprichosas y variables? ¿Somos generosos o egoístas? ¿Somos comprensivos con los demás y con las situaciones de los otros o somos más bien intransigentes y ‘justicieros’? ¿Somos personas que escuchan el punto de vista de los otros o somos tercos y ‘cabezones’?
            - ¿Somos honestos y honrados con las cosas materiales y con el dinero: en el ámbito familiar, entre amigos, en el trabajo, en las actividades vecinales y culturales en las que estemos metidos, o nos intentamos aprovechar de algún modo de ello?
            - ¿Somos responsables con nuestras tareas y en el trato con los demás, sin intentar echar la culpa o el trabajo a otras personas?
            - ¿Nos consideramos trabajadores y laboriosos en casa y fuera de casa o somos más bien perezosos y hacemos sólo lo que nos gusta o donde vamos a ser reconocidos por lo que hacemos?
            - ¿Somos personas veraces y dignas de crédito para los demás o decimos mentiras de forma habitual y fallamos a nuestra palabra habitualmente?
            - …
            Conocerse a sí mismo implica tener una capacidad de reflexión, de valentía para mirarse de frente, de ser profundo y no superficial, de ser maduro y no inmaduro.
            Si nos conocemos realmente como somos, podemos intentar mejorar los defectos y carencias que tenemos, y mantener y aumentar nuestras virtudes.
            Si intentamos mejorar y fracasamos en tantas ocasiones, nos veremos débiles, limitados y necesitados de ayuda. Como nos dice el salmo 121: “Levanto mis ojos a los montes, ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio me viene del Señor” (Slm 121, 1-2).
            Y entonces comprobamos que el Señor acude siempre en nuestra ayuda, porque nos ama y nos acoge, y porque nos acepta tal y como somos.
            4) ¿Quiénes somos nosotros para nosotros mismos? Nosotros somos débiles, frágiles, pero también con muchas virtudes, dones y posibilidades. Somos personas necesitadas de los demás y de Dios.
            ¿Quiénes somos nosotros para Él? Nosotros somos para Él sus hijos queridísimos. Somos la niña de sus ojos, somos el encanto de su corazón.
            ¿Quién es Él para nosotros? Él es nuestro Padre querido, es nuestra luz y nuestra fuerza. Él es quien nos acoge y ama siempre y para siempre. Él es nuestro Creador y Salvador. Él es paciente con nosotros en todo momento y en toda circunstancia. Él es el aire que respiramos, el calor en el invierno y la brisa suave en el desierto. Él es la vida y nos hace no temer la muerte. Él lo es todo para nosotros.

11 comentarios:

Feli dijo...

Cuanta hermosura hay en esta Homilía Padre,¿ Quién es Dios para mí,? pues mirad,es algo tan importante,que es padre,amigo,mi luz,mi fuerza para superar tantas bajones que hay en la vida cotidiana,mi luz,que me guía,que me orienta para poder caminar por el camino de la verdad,de la justicia,de la alegría y del amor para mi familia,para los que me necesitan y de alguna manera estar ahí,aunque solo sea con un beso, una sonrisa,o un apretón de manos.También ,me dice en lo que fallo,en muchas cosas,pero me lo hace ver, soy débil y caigo y vuelvo a caer,pero cuando me levanto me siento tan feliz.Total, Él, es el que me da vida y me dice si hago el bien o el mal.Necesito mucho de su ayuda para mejorar,pero siempre está cerca lo noto y lo sé.Él,es el aíre que respiramos,el calor en el invierno,y la brisa en el desierto,precioso Padre Andrés.Un abrazo para nuestro cura,y otro para vosotros hermanos.Que Dios sea nuestro manantial.

Pachu dijo...

¿ Qué es Dios para mi?. Parece facil,¿ Verdad?. pero no lo es tanto, Hablar de Dios parece sencillo, pero... estamos hablando de DIOS, y EL, lo es todo, en ocasiones nos lo pintaban como un ser terrible, pero no es así, DIOS es PADRE y un padre es un ser muy, muy especial, tu eres algo de EL y El es algo tuyo, de tal manera uno y otro nos parecemos, nos identificamos, nos queremos uno al otro, sufrimos juntos por la mismas cosas,en Fin padre e hijo están condenados a quererse, respetarse, ayudarse, en definitiva a amarse y eso es lo que tenemos con Dios , un amor infinito, que no se acaba, ni en las peores circunstancias, aquellos que tienen padres en la tierra, están,siempre lo mas cerca posible y con DIOS, mi PADRE celestial mas aun. Por eso su homilía ,D. Andrés, es de lo mas cariñosa, a la vez que didáctica, ¡ Muchas gracias ¡ De esa forma, puede Ud. continuar siendo " algo gallego ".

Anónimo dijo...

Preciosa homilia, Andres. Resumes perfectamente nuestra realidad, nuestra problemática, y nos das la solución que buscamos. Jesus es la solución, nuestra felicidad, Paz, alegría, equilibrio., fuerza, valentía, luz, nuestro destino, nuestro todo. Mi oración personal seria tenerle siempre presente, el amigo con quien consultar, y he saboreado que de esta forma soy feliz, me encuentro seguro actuando con su ejemplo. Yo me considero muy limitado, pecador, y con frecuencia me considero que no soy digno de El. Por esta razón necesito mas acudir a El, pedirle ayuda, sabiduría, fortaleza, en definitiva su gracia, y los dones del Espíritu Santo.
Gracias Andrés, por ponerte el Señor en mi camino.

Ana dijo...

Buenos días .... Quien es Jesus para mi ? Que pregunta que me ha echo reflexionar .. Pues Jesus es quien me guía quien me da fuerzas para seguir adelante y me empuja cuando estoy por bajar los brazos ...quien me da luz en las tinieblas ..y calma m angustia con la oración ..quien me sostuvo en sus brazos cuando murió mi niño .... Y quien comparte mi vida desde que me levanto por la mañana ...hasta que vuelvo a dormir......vela por mi ... Así me siento protegida y amada ....

Milagros dijo...

Que homilia!es para llevarla consigo y leerla a menudo y reflexionar,profundizando y pidiendo ayuda a Dios para llegar a conocerlo todo lo humanamente posible. Gracias a vd Andres me voy conociendo y conociendo a Dios.,que para mi es el que me acompana en cada momento del dia,el que ha cambiado mi vida, a quien no puedo olvidar en lo bueno y en lo menos bueno, gracias tambien a Feli que me ha emocionado con su comentario y he llorado como una nina al leerlo,gracias a todos por estas ayudas espirituales que al menos yo tanto necesito,

Feli dijo...

Gracias Milagros,me salió del corazón.Un besin.

mary dijo...

Después de reflexionar esta preciosa homilía ,dgo JESÚS en mi día a día para mi lo es todo,mi norte mi motor mi alegría, tengo puesta mi vida en sus manos.Siento su paz su cercania ÉL me guia en definitiva hace sentirme fuerte para seguir adelante ,se que no merezco todo esto por mís fallos mis de debilidades ´,pero ÉL me ama así como soy es nuestro PADRE querido.Nosotros tambien queremos muchísimo a nuestros hijos pero no se puede comparar co su amor
En mis arrepentimientos le prometo cambiar"pero" caigo otra vez y Él me levanta con todo su criño y me auxilia siempre y la paz y el sosiego me hizo perder el miedo ala muerte .Ojalá siga pensado siempre así .un abrazo

Milagros dijo...

Animo mary ya veras como siempre seguiras pensando asi porque El nunca nos abandona y con nuestra oracion nos ayudaremos unos a otros pidiendo por nuestra perseverancia,u, abrazo

Anónimo dijo...

Algunas veces al leer vuestros comentarios pienso:¡cuánta sencillez y cuánta humildad hay entre estas lineas!
Siento emoción y aprendo de todos vosotros. Gracias, amigos.

Anónimo dijo...

Quién es Jesús para mi? Esto me lo llevo preguntando hace tiempo, porque respuestas estereotipo me surgen muchas, pero hoy en mi oracion volví a preguntármelo y senti que me decía: yo soy el que estoy en medio de vosotros y es que mientras no te vea en el niño qie juega, en el joven cargado de ilusiones, en la persona trabajadora, en el que sufre o goza, en los ancianos y en toda persona que no sea yo, entonces sabré decir quién es Jesus para mí, porque si hago de tu persona un Dios a mi medida me podras decir como en la cancion,"ese no soy yo". Abreme los ojos, Señor, que vea!

Anónimo dijo...

Lo cierto es que yo sólo comencé a responderme la última pregunta, cuando el Señor me mostró su gran amor, su predilección; cuando me sedujo y me dejé seducir por Él, comenzó una historia maravillosa de amor, que marcó mi vida, aunque ya era persona de mucha oración, sacramentos …pero comencé a experimentarle vivo y muy mío (y yo muy suya), presente en mi vida diaria, en el paseo, en la peluquería, en la oración, en misa, en el coche, no importaba el lugar ni con quien estuviese: Yo estoy contigo siempre, te amo tanto; parecía decirme en esa presencia Suya.
A partir de percibir tanto Amor, todas mis respuestas fueron contestadas y no hacían falta palabras, bastaba estar. Y estábamos. Estamos.
Sólo puedo decir que, El Amado es para mí y yo soy para mi Amado. Jesús, es mi Amado, quien siempre me mira y parece “besarme con los besos de Su boca”, como me dice en el Cantar de los cantares. Él es mi "YOSOY", mi "EGO SUM", quien me hace vivir para Él y desear su presencia y venida continuamente: Ven, Señor Jesús.