jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad (C)

25-12-2009 NAVIDAD (C)
Is. 62, 11-12; Slm. 96; Tit. 3, 4-7; Lc. 2, 15-20

Homilía de audio en MP3
Homilía de audio en WAV
Queridos hermanos:
¡¡¡Santa Navidad!!! en el día de hoy os deseo para todos vosotros. ¡¡¡Santa Natividad!!!, pues estas palabras nos indican que el Hijo de Dios, el Santo entre los santos ha nacido como hombre y está en medio de nosotros. Ha nacido Dios y ha nacido como todos los hombres, es decir, siendo primero un bebé.
Un niño siempre nos inspira ternura debido a su pequeñez, a su ingenuidad, a su desvalimiento, a la necesidad total y absoluta que tiene de los adultos. Hace unos años una mujer me contó el siguiente hecho de su padre: Este era un hombre que iba a Misa sólo en funerales, bodas, Viernes Santo y Navidad. Un día de Navidad fue a Misa. Al ter­minar la celebración se acercó al ver el “belén” que habían hecho en la parroquia y al contemplar al niño desnudo le entró una pena por el frío que debía estar pasan­do o no sé qué pasó por su mente que allí mismo le prometió al Niño Jesús que desde entonces iría a Misa todos los domingos. Y este señor no falló a su promesa.
- Pero, por desgracia, los niños también inspiran otras cosas a los adultos. La semana pasada leía la siguiente noticia en un periódico: “Un niño de dos años de edad fue ingresado por primera vez en un centro hospitalario de Brasil tras sentir dolores abdominales. Las radiografías que le hicieron revelaron que tenía cuarenta y dos agujas en el interior de su cuerpo. La Justicia del estado decretó la prisión temporal de los tres sospechosos de incrustar las agujas en el cuerpo del menor. En el día de ayer el padrastro del menor, que se encontraba en paradero desconocido y fue detenido por la policía, confesó haberle clavado las agujas con la ayuda de su amante y de la propietaria de un centro de rituales religiosos. Roberto Carlos Magalhaes, de 30 años, aseguró que llevó al niño varias veces a la casa de una mujer llamada Angelina, donde clavó las 42 agujas con su colaboración y la de una tercera persona, cuyo nombre no fue divulgado. La madre del niño no ha querido pronunciarse sobre el rumbo de las investigaciones. La cirugía para la retirada de 42 agujas a un niño brasileño de dos años que fue víctima de un ritual fue aplazada debido a una infección provocada por uno de los objetos puntiagudos en el corazón, informaron hoy fuentes médicas”. En esta semana, concretamente el martes 22, saltaba a los periódicos un segundo caso, también en Brasil y también otro niño de dos años al que habían introducido 7 agujas en su pequeño cuerpo. De igual modo el martes 22 leía que “el alarmante aumento de casos de pornografía infantil ha sacudido Japón con una horrible 'moda': madres que comercializan fotos pornográficas de sus propios hijos. Al menos doce personas han sido detenidas como sospechosas de traficar con imágenes pornográficas con sus propios hijos como protagonistas. Las madres o alguno de los familiares de los menores daban salida a las fotografías vendiéndolas a hombres que conocían a través de Internet. Estos les pagaban a 8 € por cada fotografía”.
Tampoco quiero olvidarme de mencionar aquí a tantos niños asesinados en los vientres de sus propias madres por las causas más dispares.
Pero igualmente quiero contaros el caso sucedido hace un tiempo en un comercio de Asturias: una señora mayor entró con su nieto para comprarle un regalo con ocasión de su 1ª Comunión. De repente el niño empezó a insultar y a pegar a la abuela cuando ésta le mostraba un reloj como posible regalo, pues el niño no lo quería; entonces la abuela le mostraba otro, y el niño siguió pegando a la abuela y protestando.
Quiero decir con todo esto que unos padres o adultos no equilibrados hacen mucho daño a los niños, tanto si los maltratan de palabra o de obra, como si abdican de la educación que tienen que darles, les consienten y no les ponen indicadores claros de actuación. Seguro que hay matizar muchas más cosas, pero éstas son ciertas.
- Alguien puede preguntar que por qué saco este tema precisamente el día de Navidad. La verdad es que al ver la imagen del Niño Jesús, al leer en el evangelio de hoy en el que se narra que María y José rodeaban y guardaban al Niño Jesús, al leer también que los pastores fueron a ver al Niño que les había sido anunciado[1], me acordé de tantos niños que por el mundo sufren de una u otra manera, y no tienen defensa posible en las mayoría de los casos. Me acordé que el Niño Jesús tuvo que padecer, como muchos niños en todo el mundo y a lo largo de todos los tiempos, ciertos peligros nada más nacer: 1) Jesús nació rodeado de unos padres que le dieron todo su cariño, pero en unas condiciones insanas: en un portal recién barrido por José para su mujer con los dolores de parto. 2) Jesús tuvo que ser llevado de Belén antes de que fuera alcanzado por los soldados de Herodes, quienes no dudaron en matar a los niños de dos años para abajo en aquella aldea.
Jesús nos habla de los niños en el evangelio en varias ocasiones: * “Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de los que son como ellos es el Reino de los cielos” (Mt. 19, 14). * “Os aseguro que si no cambiáis y os hacéis como los niños no entraréis en el Reino de los cielos. El que se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los cielos. El que acoge a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge” (Mt. 18, 3-5). * “Cuidado con despreciar a uno de estos niños; porque os digo que sus ángeles en el cielo contemplan sin cesar el rostro de mi Padre celestial” (Mt. 18, 10); * No quiero terminar estas citas bíblicas sin aludir a la profecía de Oseas, que tiene un texto bellísimo de la relación de Dios con los hombres comparándola con la relación de un padre con su niño: “Cuando Israel era niño, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo […] Con cuerdas de ternura, con lazos de amor, los atraía; fui para ellos como quien alza un niño hasta sus mejillas y se inclina hasta él para darle de comer” (Os. 11, 1.4).
Jesús tomó la carne, la mente, el espíritu de un niño hace ya 2009 años. Hoy también Jesús toma la carne, la mente, el espíritu, en definitiva, el ser de todos los niños y se alegra con ellos, cuando son amados y cuidados. El Niño Jesús sufre con todos los niños cuando son asesinados, prostituidos, cuando les clavan las agujas, cuando no les dan la educación adecuada, cuando se les maltrata de palabra, de obra o de omisión.
Hoy, día de Navidad, día del nacimiento de un Niño que nos trae la paz a todos los hombres quisiera que, a través de este Niño, viéramos a todos los niños del mundo para darles lo mejor que tiene el ser humano: * bienes materiales suficientes, pero no de un modo desmesurado; * cariño, comprensión, protección, seguridad; * una educación integral en la que se les dé, pero también se le exija, para que crezcan de un modo armónico y equilibrado; * la fe y el amor de Dios, que le acompañará toda su vida. De todo esto necesitarán los niños que Dios pone en nuestras manos. El próximo domingo celebramos la Sagrada Familia. Si Dios quiere, seguiremos profundizando en este tema de los niños.
[1] Así se nos cuenta en el evangelio que acabamos de escuchar, cuando nos dice que los pastores fueron a Belén “y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño”.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Feliz NAvidad!!!!!
Muchas gracias por la homilía de hoy Andrés. Es triste pararse a pensar cómo está el mundo. Los niños además siempre nos inspiran más ternura y más dolor. En estos días de reuniones familiares, de amigos, de compañeros, es el momento en el que los Cristianos tenemos que dar ejemplo. Tenemos que hacer ver a todos cuál es la verdad que Jesús vino a este mundo a anunciar. Esa verdad también se tiene que notar en la educación que damos a nuestros hijos, no darles ni mucho ni poco. Un abrazo fuerte y Feliz Navidad. Margarita.

Beatriz dijo...

Feliz Navidad Andrés. Y que sigamos el ejemplo que nos da Jesús día a día. Gracias por estas homilías que nos enseñan tanto. A veces no las comento, pero siempre las leo porque aprendo mucho.

Any dijo...

Feliz Navidad ... amigos .. desde mi corazon les deseo un renacer en paz ... esperanza y amor ... Feliz Navidad ¡¡¡

Olga dijo...

Aprovechando el comentario de Beatriz, con el que me identifico. Quiero desearos a todos unas santas y felices fiestas de navidad.
Deseo con sincero corazón que todos le hayamos abierto la puerta a Nuestro Señor hecho Niño, para que al entrar a nuestro corazón anide allí, y construyamos una historia de AMOR con ÉL que se refleje en los actos sencillos y mas insignificantes de nuestra vida cotidiana.
GRACIAS ANDRÉS POR AYUDARNOS A CONSTRUIR ESTA HISTORIA DE AMOR con tus mensajes a través de las homilías. Gracias también a todos los que cada semana hacéis vuestros comentarios que ayudan a nuestra vida personal.
Un abrazo muy fuerte para todos.
Olga

F. Javier Álvarez. dijo...

¡Feliz Navidad en la Paz del Señor!

Quisiera compartir con vosotros, en la Comunión de la Iglesia, mi reflexión después de leer la Homilía y los primeros comentarios.

Muchas gracias D. Andrés por tu homilía de hoy que refleja cómo en tu corazón ha renacido nuevamente ese Niño que a Santa Teresa de Lisieux, nuestra más reciente Doctora de la Iglesia, la llevó a la santidad.

Deseo para mi amada Iglesia de Asturias que los corazones de los niños no sientan más pinchazos que los que dan el sentimiento de la fuerza del amor de sus padres, que no sean manipulados en las separaciones, que no sean objeto de la maquinación sexual por parte de nadie enfermo o carente de escrúpulos, ni marginados en las escuelas o en la familia... Que tan sólo sientan el gozo del amor y la ternura que merecen. Hagámoslo nosotros inspirándonos en el Niño de Belén, como el cristiano que mencionas en tu homilía, y como Santa Teresita.

Que los miembros de la Iglesia, extendida de Oriente a Occidente, seamos el ejemplo, hoy desde el espíritu de la Navidad, y cada día hasta la siguiente y, así año tras año hasta que nos toque encontrarnos con el Niño que nació pobre y muriendo pobre nos dejo por heredad un Reino, y siempre guiados y mimados por la Inmaculada Madre.

Desde la Iglesia de Tarragona para todos, paz y bien.

Anónimo dijo...

La Natividad del Señor, la Fiesta por excelencia, en algunas ocasiones mal utilizada, paganos y creyentes parecen que van todos en el mismo pack, los primeros como rémoras de una Fiesta en la que no creen, pero de la que disfrutan, vacaciones, ocio, regalos, arbolitos, etc., ¡ qué bien, es Navidad,o Semana Santa, da lo mismo!, y los segundos tratando de desligarnos de todo este entramado comercial y artificial, para vivir ese momento del nacimiento del Salvador del mundo. Estos días pensaba que ante una situación tan anti-clerical como la que estamos viviendo, lo mejor sería que aquellos que critican a la Iglesia y sus celebraciones, no se aprovechen de ellas, así tendríamos hoy y durante los días Festivos que nos propone D. Andrés, a algunas personas trabajando por el bien del país, y no vagueando a consta de nuestras Fiestas Sagradas.
El Señor que todo lo hizo perfecto, nos permite hacernos niños siempre que queramos, todos llevamos " un niño dentro ",inocente, tierno, cariñoso, necesitado de querer y ser querido, solo tenemos que proponérnoslo, si nos hacemos niños, estaremos mucho más cerca del Señor, y también de nuestros hermanos.
Quiero pedirles una oración por esos hermanos "equivocados" que tanto daño están haciendo a niños indefensos, desde la pornografía infantil, los malos tratos, y a los no natos, entre otras barbaridades.Siempre hay Herodes sueltos por el mundo.
No quiero terminar si alabar el maravilloso testimonio de fe de la Virgen María, en su aceptación de la voluntad del Señor.
Gracias D. Andrés por esta Misa tan bonita de Navidad, y aunque nos explicó casos tremendos de niños maltratados por la vida, nos dió la esperanza de ese Niño Jesús, que vino solo a salvar a TODA la humanidad.
Un abrazo a los hermanos del blog y feliz Navidad para todos.

Pepitina dijo...

¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!! Parece que nuestro corazón se siente mas cálido,porque Jesús ha vuelto a nacer en nosotros..bonito regalo éste que nos hace la Fe.
¡¡Cuántas alusiones las de Jesús en el evangelio a los niños y con cuánta seriedad las hace!! tendremos que reflexionarlas seriamente también, porque después de esta homilía y ante las palabras de Jesús, algo anda muy mal y no podemos cruzarnos de brazo ante ello.Llevemos este mensaje a tantas parejas jóvenes que tienen entre sus manos niños que educar cristiana e integralmente.
Construyamos, amigos, como nos dice Olga -a quien hacía tanto que no escuchábamos en nuestro Blog-, esa Historia de Amor,con el Dios que nace, vive, muere y resucita para ser la Salvación de Todos los que le hemos abierto las puertas de nuestra vida, para que sea Él quien la viva a través nuestro y sepamos desde Él llevar Su mensaje de Amor a quienes aún no le han descubierto y ¡tanto le necesitan!.
Gracias P. Andrés por hacernos tan viva la cercanía del Niño, Santo entre los santos, que nace en medio de nosotros.Ojalá "siendo niños", sepamos hacer de nuestras familias el lugar donde Él se establezca a gusto y para siempre.
¡¡Dios nos bendice a todos de forma especial en estos dias santos en que Le celebramos!! No lo dudemos.
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Ricky Jones dijo...

Me da mucha pena a ver tantos niños maleducados por sus padres, y los padres sin dar cuenta del daño que están haciendo a sus niños. Está pasando generación por generación y lo tenemos que parar. Los padres deben desear lo mejor para sus niños y hacer todo que pueden para ayudarlos lograrlo.

Y tambien me relaciona con el otro tema, que Navidad es un celebración del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Muchas hemos olvidado del sentido de Navidad y en especial aquí en los Estados Unidos. Hay tanto preocupación en comprar regalos materiales cuando podemos dar nuestro amor uno al otro. Pero tampoco no es fácil para muchos de soltar las tradiciones que han realizado año tras año desde su niñez y este año pasamos por ese desafío. Yo he aprendido que el verdadero temporada de Navidad no comienza el primero de diciembre, sino con el nacimiento de Jesús. Pueden leer más en detalle en mi blog, http://www.cristoenmi.org/587/testimonio/no-se-te-olvide-de-jesus/

Gracias a Padre Andrés y a todos los comentaristas. Y si es cierto que debemos decir "Santa Navidad." Yo deseo una Santa Navidad a todos ustedes.