jueves, 27 de octubre de 2016

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario (C)



30-10-2016                 DOMINGO XXXI TIEMPO ORDINARIO (C)
                                                   Sb. 11, 22-12, 2; Slm. 144; 2 Ts. 1, 11-2, 2; Lc. 19, 1-10
            En estos días cercanos a la festividad de “Todos los Santos”, habitualmente solía predicar vidas de santos –antes de venir a Tapia de Casariego-. En esta ocasión quiero rescatar la vida de uno de estos santos, pero que no está canonizado oficialmente, aunque para mí sí que está en el cielo. En este santo se hizo vida la primera lectura de hoy y él hizo vida esta lectura de hoy para todos los que estuvieron a su alrededor: “Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que has hecho (…) Tú tienes compasión de todos, porque todos, Señor, te pertenecen y amas todo lo que tiene vida (…) Por eso, a los que pecan los corriges y reprendes poco a poco, y les haces reconocer sus faltas, para que apartándose del mal crean en ti, Señor”. Esto Dios lo hizo con Zaqueo, de quien nos habla hoy el evangelio, y también con Julio Figar (de quien voy a hablaros durante varios fines de semana) y con todos nosotros.
El P. Julio Figar, O.P. fue un fraile dominico asturiano. Yo oí hablar de él poco después de mi ordenación sacerdotal, hacia 1985 o 1986. Cada vez que leo cosas de Julio u oigo sus charlas noto que el Espíritu Santo corre por todo mi ser y noto que Dios está más presente en mí. Deseo que esto mismo pase con vosotros en las homilías que haré sobre Julio Figar. 

- Julio era agresivo y no tenía experiencia de Dios. Veamos un poco de los inicios de Julio. Nadie nace santo sin más. Hay un proceso en él… y en todos. En la década de 1970 hubo una gran cantidad de sacerdotes que se secularizaron y de seminaristas y novicios que abandonaron los centros vocacionales. En la misma tesitura estaba Julio. Él era un novicio de los dominicos y eio de Jes del Tribunal Eclesimanera que lo hizo. l Señor se valió de un retiro de la Renovación Carismática para salvar su vocación como dominico y como sacerdote. Él estaba en el 2º Curso de Filosofía. Julio era en aquel momento un joven al estilo de la época: agresivo, de gran dureza, todo le parecía mal y protestaba por todo. Junto a otros cinco compañeros de curso hacía continuas huelgas por parecerles clases y profesores anticuados y abstractos. Todos los detalles de la vida del convento de Alcobendas eran inaguantables para ellos. Se decidieron entonces a pedir permiso para vivir algunos años fuera del convento. Con este motivo alquilaron un piso donde querían ellos fundar una comunidad alternativa para demostrar a todos cómo se podía y se debía vivir en auténtica comunidad de fraternidad y trabajo.
- Dios sale al encuentro de Julio y lo cura. Pocos días antes de pasarse al piso otro compañero, llamado Julio Recio, le invitó a un retiro carismático. Recio era un diácono que estaba igualmente a punto de perder su vocación. Iban por la calle haciendo una “oración” que era también un desafío: “Señor, ésta es la última oportunidad que te damos”. En una carta de 1976 lo contaba Julio de la siguiente manera: “…te puedo decir que los dos íbamos a la desesperada y que puse toda mi esperanza en aquel Dios que tantas maravillas hacía en los demás. Desde lo hondo solamente tenía una palabra para ese Dios desconocido: ¡Ayúdame, Señor! Y el Señor me escuchó. El viernes por la noche me acerqué con la humildad de que era capaz a que un grupo de hermanos oraran por mí. En pocas palabras les resumí mi problema y puse en las manos del Señor mi angustia. Lo que luego sucedió no se podrá nunca escribir, porque no hay palabras para explicar el amor de Dios; sólo decirte que sentí que el Señor se acercaba a mí suavemente llenándome de amor. De algún modo me parecía estar tocando a Dios. Luego una paz profunda que nunca jamás había experimentado. Cuando vi a Recio le dije: ‘¡El Señor me ha liberado!’ y comencé a saltar de gozo por las calles… Al día siguiente en la efusión del Espíritu volví a sentir con fuerza la mano poderosa del Señor”.
“Y ahí empezó todo, con la marca y el sello del Señor. En el convento se tornó todo diferente. La gracia y el Amor de Dios hacen libres; y me hicieron libre, completamente libre, para decidir. Sólo estaba condicionado por una experiencia: la del Amor de Dios; pero esto me daba seguridad para tomar cualquier decisión. Me puse completamente en las manos del Señor para que se cumpliera su voluntad plenamente. Es curioso que constataba los problemas que antes me habían influenciado, pero de una manera diferente. Eran los mismos, pero diferentes, pues los contemplaba desde la paz profunda. El Señor me hizo ver muy pronto y muy claro que ya no había razón para irme. Yo estaba curado. Había encontrado la estabilidad interior. Sólo quedaba comunicar mi decisión al “resto de Israel” (los otros cinco compañeros). Aunque en ningún momento perdí la paz, fue para mí triste y para ellos doloroso. Escuché de todo: que si estaba loco, que qué iba a hacer yo solo, que si me daba miedo el mundo, etc. Para ellos era ya insoportable el quedarse. Para mí comenzaba una etapa de gozo. Y se fueron al piso los cinco con intención de crear algo...”
Tiempo después de su experiencia de conversión escribía: “Hoy puedo decir que quiero a esta comunidad (Alcobendas) con toda el alma, y a cada una de las personas como algo muy sagrado, como hijos de Dios para los que hay un plan como en mí, maravilloso: el plan de Dios. Por esta experiencia puedo relativizar tantas cosas, perdonar otras y comprender todas”.
Muchas veces se le oyó a Julio decir que esta experiencia ahondada por los años es lo que ha predicado siempre en sus charlas y homilías. Experimentó que el Señor vive, que actúa, que ama, que salva. Entonces descubrió la fuerza y la presencia del Espíritu de Jesús. Y el Señor le hizo su testigo, su predicador, su apóstol, proclamando en adelante con una fuerza enorme y una convicción absoluta la resurrección de Jesucristo. Al actuar el Señor dentro de él ha dado paz y consuelo a un número incalculable de gente. “Consolad, consolad a mi pueblo” (Is. 40, 1). Estas palabras del profeta, que él vivía y pronunciaba con mucha frecuencia, definen muy bien la actuación de Julio: El Señor no le eligió para reñir a su pueblo ni para denunciar a nadie. De esto quedó curado para siempre. Es clara esta constatación: si hubiera seguido en la protesta y en la denuncia agresiva no hubiera hecho otra cosa que aumentar un poquito más el odio entre los hombres, sin haber salvado nada ni a nadie.
Así siguió su vida de estudio con gran ilusión por la Teología con la meta puesta en el sacerdocio. Poco antes de ordenarse sacerdote escribía a una persona cercana a la muerte: “Cuando vea a Dios dígale esto: - que yo le amo y que no puedo vivir sin Él; -que no me abandone nunca; - que tenga misericordia de mis pecados; - dígale también que deseo ser instrumento dócil para ejercer el sacerdocio entre mis hermanos; - que puede hacer de mí lo que quiera, pero que no me quite nunca su Santo Espíritu; - dígale que a veces siento miedo y que me creo abandonado; - pero sobre todo dígale que quiero ser santo y que deseo amarle con todo mi corazón, mi mente, mi ser; - y al final me queda lo más importante: ‘Gracias por el don del Sacerdocio’”.
Julio fue ordenado sacerdote el 31 de marzo de 1979.

No hay comentarios: