miércoles, 21 de septiembre de 2016

Domingo XXVI del Tiempo Ordinario (C)

25-9-2016                   DOMINGO XXVI TIEMPO ORDINARIO (C)
                                                  Am. 6, 1a.4-7; Slm. 145; 1 Tim. 6, 11-16; Lc. 16, 19-31
PECADO-PERDON-CONVERSION (III)
            Reflexionábamos los domingos pasados sobre el pecado. Os decía que sólo el hombre que está cerca de Dios puede verse pecador. Quien ve a Dios, ve la santidad de Dios y, al mismo tiempo, ve su propio pecado; pero, a la vez, quien ve a Dios y ve su propio pecado, ve el perdón de Dios para con el hombre pecador. Dios no nos “restriega” nuestro pecado en las narices. Nos lo muestra y, a la vez y sobre todo, nos ofrece su perdón.
            - EL PERDÓN DE LOS PECADOS ESTÁ EN EL CORAZÓN DEL ANUN­CIO EVANGÉLICO. Jesús declara repetida­mente que ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido y no se contentó sólo con exhortar a los pecadores a que se convirtie­sen e hiciesen penitencia, sino que acogió a los pecadores para reconciliarlos con el Padre y les perdonó todos sus pecados. Como escuchamos hace dos domingos, Jesús comió con publicanos y pecadores y su comprensión hacia los pecadores la expresó en varias parábolas (la oveja perdida, el hijo pródigo).
            Con el mensaje de la reconciliación ofrecido por Dios a los hombres se abarca la práctica totalidad del mensaje de la salva­ción. La reconciliación es el primer fruto de la redención. Lo mismo que el pecado supone una triple ruptura: con Dios, con los demás y con uno mismo. El perdón de Dios supone la reconciliación del pecador con Dios, con los demás y con uno mismo. En efecto, la reconciliación 1) restablece a los hombres en su verdad más profunda y les conduce a la comunión con Dios a la que están ordenados desde su creación. Dios reconciliador alcanza al hombre en su interioridad más profunda, dándole un corazón nuevo y haciéndole participar del Espíritu y de sus dones que lo sitúan en una nueva forma de existencia. 2) Con la reconciliación el hombre, que estaba desgarrado por el pecado, reencuentra su unidad interior y su libertad más auténtica y se hace capaz de vivir conforme a su dignidad perso­nal. 3) El hombre reconciliado está capacitado para establecer una relación amorosa y auténtica con los demás. Se hace próximo a sus hermanos dando lugar a unas relaciones fundadas sobre el recono­cimiento de la dignidad del otro, de la justicia y de la paz.
            Además, la plena reconci­liación de todos los hombres se extiende a su vez a toda la creación. Recordemos el texto de Is. 11, 6ss: “El león y el cordero pastarán juntos, la pantera con el ternero, no habrá estrago por todo mi monte santo”. De aquí también viene eso que se nos cuenta de S. Francisco de Asís y su trato con el lobo que aterrorizaba a una comarca en Italia (Arezzo).
            - La reconciliación es un regalo de Dios que sólo podemos recibir, ya que se nos da sin mérito alguno de nuestra parte; pero, a la vez, cada uno debe conquistarlo con esfuerzo y lucha personal y, ante todo, mediante un cambio total interior, una CONVERSIÓN radical de toda la persona, una transformación profunda de la mente y el corazón.
            El hombre que se convierte 1) abandona cuanto le tenía alejado de Dios, rompe con su autosuficiencia -sus idolatrías y pecado-, renuncia a su actitud fundamental enfocada a la autoseguridad para dejarle todo el espacio a Dios en su vida. 2) Dios es para el hombre convertido en el criterio último y definitivo de su obrar. 3) El hombre convertido pasa a tener una confianza abso­luta en Dios y una firme esperanza en El. 4) El convertido ve operarse en él como un nuevo nacimiento, el surgimiento de una nueva criatura que reconoce que no hay, fuera de Dios, poder alguno al que debamos someter nuestra vida ni del que podamos esperar la salvación.
            La conversión, por su misma naturaleza, es ante todo y primariamente una realidad personal. Acontece en la intimidad de la persona, en su encuentro con Dios, y conlleva una honda modi­ficación de la orientación existencial que marca, a partir de entonces, la conducta total. La conversión es una transformación interior, perso­nal e intransferible,  que llega hasta el último fundamento del ser del hombre.
            Esta conversión supone, como en el caso del hijo pródigo, un darse cuenta de que uno se ha alejado libremente de Dios, que este alejamiento sólo ha traído consigo vacío, sole­dad, ruina y miseria. Uno se reconoce a sí mismo desilusionado por el vacío que lo había fascinado. En este momento es cuando se arrepiente de su egoísmo, de su autosufi­ciencia.  Por todo ello, el pecador se arre­piente y decide volver toda su persona a Dios; decide corregirse, no sólo en tal o cual punto concreto, sino cuestionarse a sí mismo en la totalidad del propio ser y disponerse para el cambio sin reser­vas. Y es que la conversión exige la ruptura con el viejo mundo de pecado, como uno que ha sido alcohólico-ludópata-drogadicto y ya no puede volver a beber-jugar-tomar drogas nunca más ni a frecuentar determinados ambientes y personas.  La conversión supone la decidida voluntad de no volver a pecar. Ello se realiza normalmente en un lento y laborioso proceso de madura­ción y de vida nueva, con altibajos y aún sus retrocesos prosi­guiendo el camino hacia adelante, a pesar de las recaídas, con humildad y confianza, puestos los ojos en Aquél que nos busca y sale al encuentro.
Voy a leer a continuación un relato de un soldado americano, que ilumina muy bien todo lo que he ido diciendo hasta ahora. Este soldado murió en el norte de África durante la segunda guerra mundial. En un bolsillo se le encontró un papel en donde ponía lo siguiente: “¡Escúchame, Dios mío!, nunca te había hablado; pero ahora quiero decirte: ‘¿Cómo te encuentras?’ Escucha, Dios mío; me dijeron que no existías y como un tonto me lo creí. La otra tarde, desde el fondo de un agujero hecho por un obús, vi tu cielo… De pronto me di cuenta de que me habían engañado. Si me hubiera tomado tiempo para ver las cosas que Tú has hecho, me habría dado cuenta de que esas gentes no consentían en llamar al pan pan. Me pregunto, Dios, si Tú consentirías en estrecharme la mano… Y, sin embargo, siento que Tú vas a comprender. Es curioso que haya tenido que venir a este sitio infernal antes de tener tiempo de ver tu rostro. Te quiero terriblemente; quiero que lo sepas. Ahora se va a dar un combate horrible. ¿Quién sabe? Puede ser que llegue yo a tu casa esta misma tarde… Hasta ahora nunca habíamos sido camaradas, y me pregunto, Dios mío, si Tú me vas a estar esperando a la puerta. Mira, ¡estoy llorando! ¡Yo, derramando lágrimas! ¡Ah, si te hubiera conocido antes…! ¡Bueno, tengo que irme! Es extraño, pero desde que te he encontrado ya no tengo miedo a morir. ¡Hasta la vista!” Este es un modelo de un hombre que vivió de espaldas a Dios, que se encontró con Él y que se convirtió, aunque no tuvo tiempo vivir terrenalmente en el día a día su amor por Dios.

Os deseo una feliz reconciliación y conversión a todos.

6 comentarios:

Feli dijo...

La conversión es savia nueva,vida nueva.Y es vida porqué te levantas llena de esperanza, llena de ilusión,cualquier cosa que haces por los demás, en casa ,con los vecinos,con los que piden en tu puerta,te sale la sonrisa sin buscarla. Sobre el soldado ,fue una pena que no conociese a Jesús antes,el que no lo conoce vive en la oscuridad ,pero tuvo la suerte de sentir la llamada de Jesús a tiempo.Seguro, que ya está junto a Él, en el cielo.Hoy hice la liturgia de la Palabra en Tapia,la Homilía que dije,era sobre Mateo Cuando le dijo Jesús, Mateo sígueme,lo dejo todo y fue uno de sus preferidos.Me pregunto que palabras y que mirada vería Mateo en Jesús, para dejarlo todo y seguirlo de esa manera.Un abrazo,y que Dios nos llene el corazón de amor.

Mary dijo...

Ver nuestro pecado ,tiene que ser como nos dice el Padre Andrés cosa de DIOS ,por que darse cuenta es muy importante ,primero para arrepentirse y tratar de no volver a caer y después experimentar el perdón de DIOS que es lo más grande que nos puede pasar ,yo no me salen las palabras para expresarlo .
Referente al soldado ,ha tenido suerte ,por que llegó a ver la luz en tan triste oscuridad .Ojalá que a nosótros nunca nos falte la luz y la paz del Señor ,es lo que pido a Jesús con todo mi corazón para todos.
Que DIOS nos bendiga

Anonimo dijo...

Meditando las homilias de edtos domingos.tres cosas pido al Sr.:que me de luz para examinar mi conciencia y confesar mid pecados,fortaleza para tirar la vaca por el precipicio y que me haga el regalo del zmor a su Madre para poder conocer y seguir el camino de la fe, un abrazo

Ana dijo...

Gracias Andrés .... hermoso el relato del soldado y tus palabras❤️Cuando nos reconciliamos es como que luz se prende dentro de nuestro corazón pero no cualquier luz sino la luz del Señor
Un abrazo que Dios los bendiga

Anónimo dijo...

Siempre me llamaron la atención los grandes pecadores que se convirtieron en grandes santos. Tomar conciencia de tus propios pecados y de como Dios te los ha perdonado, te lleva a la conversión. Y haber sido un gran pecador quizá te hace volverte con más fuerza a Dios, porque te sientes más agradecido, más perdonado, y por fin en paz. También comprendes mejor a los demás, porque entiendes sus pecados, y dejas de juzgarlos.
Cuando te encuentras con Dios, con su Amor y su Perdón, quieres cambiar tu vida, y empiezas a hacer cosas para acercarte más y más a Él, hasta que te das cuenta de que ya no tienes que hacer nada... sólo dejarte llevar.

Milagros dijo...

Que edificante el ultimo parrafo del quinto comentario,reconozco que me ha golpeado fuertemente.....dejarte llevar eso es lo que le pido hoy a Dios y que me lleve fuertemente de su mano.Gracias al que lo escribio.