viernes, 27 de noviembre de 2015

Homilías semanales EN AUDIO: semana XXXIV del Tiempo Ordinario














2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Andrés, si yo le hubiera visto llorar en clase porque en una película estaban flagelando y crucificando a su Señor Jesucristo, hubiera creído, o al menos, me habría convencido de que usted cree.

Sé que no está en Cudillero perdiendo el tiempo, que está sembrando. Esta semana sembró respeto, explicando lo que es una blasfemia y un acto sacrílego. Y sobre todo, dio testimonio de su fe y de ese amor tan grande a nuestro Señor Jesucristo que usted tiene dentro, y que siempre le desborda y nos contagia a todos. ¡Sus alumnos son muy afortunados!
¡Un abrazo muy grande, y que el Señor le siga bendiciendo y cuidando siempre!

Feli dijo...

La pena que van a tener es@s alumnos y el vacío que van a sentir,cuando no esté ese amigo,y padre,pero ,hay muchas maneras de seguir en contacto con ellos,por tléfono,ordenador o visitas.ahora que esos niños conocieron a Jesús,no pueden quedar ciegos.un abrazo.