miércoles, 25 de noviembre de 2015

Domingo I de Adviento (C)



29-12-2015                            DOMINGO I DE ADVIENTO (C)
            Iniciamos hoy el tiempo de Adviento. Nos habla de ello la casulla morada, los cantos, las lecturas que escuchamos, la corona con las cuatro  velas... Este tiempo de Adviento es un tiempo de recuerdo y preparación. Recuerdo de la primera veni­da de Cristo en el año cero de nuestra época. Preparación para la segunda y definitiva venida de Jesucristo a la tierra.
Hace unos años, a finales de noviembre, vivía yo aún en Oviedo y bajaba del obispado para mi casa a comer. Se me acercaron 3 ó 4 chicos de unos 13 años y, de repente, sacaron unas maracas y me empezaron a cantar un canto con tintes navideños que decía más o menos así: “Dame un aguinaldo, dame un aguinaldo”. Yo les dije que aún no había empezado el Adviento y que no podíamos celebrar ya la Navidad…
Sí, es cierto: Alimerka, el Árbol, Eroski, etc. ya están llenos de productos navideños en estas fechas; las bombillas navideñas ya están puestas por las calles de algunas ciudades (el otro día me fijaba en la fotografía de dos soldados belgas en Bruselas con las bombillas navideñas sobre sus cabezas). Queremos pasar a la Navidad sin habernos preparado con el Adviento. Queremos dar a luz, sin antes estar preñados. Queremos tener un título de una carrera universitaria sin haber asistido antes a clase, estudiado y hecho los exámenes. Queremos resucitar sin antes haber muerto. NO, no caigamos en la tentación de esta sociedad consumista. Vivamos estas fechas de Adviento cristianamente: con austeridad, con aumento de oración, con la preparación para una buena confesión para el día de la Navidad. Cristo Jesús va a venir a nuestros hogares, a nuestros corazones, a nuestra ciudad y tenemos que hacerle un recibimiento adecuado.
            Ya sabéis que mis primeras homilías de Adviento y de Cuaresma tienen habitualmente como objetivo el proponeros que realicéis un plan personalizado de acción. Vamos allá. En este PLAN podrá haber los siguientes elementos:
            - Un tiempo dedicado a Dios. El otro día impartí una charla en la parroquia de Tapia de Casariego sobre la Iglesia. La charla pertenecía a la parte teológica de la Formación de Laicos. En un determinado momento manifesté la opinión de que la Iglesia de Asturias se está desmoronando. En el turno de preguntas se me interrogó de los motivos de mi afirmación. Respondí varias cosas, pero otras me quedaron en el tintero. La más importante de las que me quedó en el tintero fue ésta: la falta de trato frecuente y profundo de los cristianos asturianos con Dios. Este trato frecuente supone que ha de ser diario. Igualmente hemos de profundizar en la Palabra de Dios, por ejemplo, en el salmo 24, que acabamos de escuchar:
“Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas,
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres
mi Dios y Salvador”.
            Sí, para que el Señor nos enseñe y nos instruya, como dice el salmo, hemos de pasar ratos largos y continuados delante del sagrario o en algún lugar tranquilo. Hemos de dejar que el Señor nos hable al corazón y nos muestre por dónde hemos de ir. Cuanto más busquemos la compañía de Dios, más la necesitaremos. Cuanto menos estemos a su lado, menos lo necesitaremos.
            De qué modo concreto podemos hacer esta parte del plan realidad en este tiempo de Adviento. Pues yo veo estas posibilidades: menos televisión, menos Internet, menos tiempos perdidos, menos ruidos y conversaciones banales... Más momentos de sagrario, más lecturas espirituales, más aprovechamiento de nuestro tiempo, más silencio exterior…
            - Un tiempo para morir a sí mismo, a sus caprichos y egoísmos. Ello se puede lograr a través de sacrificar y mortificar aquello que nos gusta y/o que no nos viene bien, y podemos ofrecérselo al Señor: menos compras superfluas, menos perezas, menos comidas y bebidas, menos programas de televisión, menos tiempo de ordenador, menos juegos, menos murmuraciones… Más ejercicio físico, más ayunos, más tareas en el hogar, mejor actitud en el trabajo, más pedir perdón, más clima de serenidad y de buen ambiente con otras personas...
            - Un tiempo de amor y de ayuda a los demás: Amor y ayuda en el lugar de trabajo y de estudio; amor y ayuda con los amigos; amor y ayuda con la familia; amor y ayuda con los más desfavorecidos…
            Ya para terminar, os transcribo a continuación un plan de Adviento concreto que una persona desea hacer y que puede servir de modelo, no para hacerlo igual, sino para animarnos a hacerlo.
 “- Ir a visitar a dos personas mayores.
- No justificarme.
- No comer dulce en todo el tiempo de Adviento. Sólo a partir del día 24 de diciembre.
- Lectura espiritual diaria.
- Ir a misa entre semana siempre que pueda.
- Llamar por teléfono a alguna persona que tengo olvidada”.

13 comentarios:

Feli dijo...

Que bonita era antes la Navidad,me refiero,a como hacíamos nosotros la Navidad,sencilla,con villancicos,versos que teníamos que aprender,el día de Reyes pasábamos por la Sacristía y el cura nos daba una bolsa con caramelos,uvas pasas,almendras.No había árbol,era un belén,me acuerdo que en mi Iglesia se ponía un belén hermoso,íbamos a verlo,y nos encantaba.Os voy a poner un verso que dije yo cuando era pequeña.
No sé que tienen tus ojos,oh Jesús mi tierno infante ,que al verlos en este instante ,siento arder mi corazón,mírame Niño bonito ,con esos ojos tan bellos,que si no me miran ellos,¿como consolarme yo?.Donde pones los ojitos, me han dicho que nacen flores ,oh Niño de mis amores ,ponlos si,ponlos en mí,y en las flores que en mi nazcan yo formaré un hacecito,para Ti Jesús bendito,Niño amado para Ti.Espero que os guste.Que vivamos una Navidad,llena de flores,que como está el mundo falta nos hacen.Un abrazo para todos.Padre Andrés,quitarme el dulce es matarme.

Chony dijo...

Cuanta razón tienes!!! Que empeño en presentarnos unas fiestas tan especiales, como motivo para gastar, para comer sin medida; he ahí tantas cenas y comidas de empresa, de amigos etc.El caso es que el dinerito se mueva, y cuanto mas gastes mejor; podrás presumir de buenos regalos, de abundancia de dulces; y quién se ha parado a pensar el porqué de la fiesta en sí; que es lo que celebramos en esos días en que la familia se reune para comer o cenar; porque cuando esto ocurre, normalmente suele ser por algo importante: El próximo domingo vendrán a comer todos mis hijos y nietos, por un motivo que ellos ya saben, celebraremos mi cumpleaños; también saben que no quiero regalos ni gastos superfluos; lo importante es estar juntos y demostrarnos que nos queremos; ese es el gran regalo de ese día; poder bendecir a Dios por el milagro de una familia que se ama.
Los cristianos vamos a celebrar algo de suma importancia, y hemos de preparar esa llegada con gran esmero; para acoger y agasajar a ese Dios que ha querido venir a este mundo, compartir todas nuestras realidades humanas, y darnos el acceso al cielo. Por eso aplaudo los consejos de D. Andrés, tratar de hacer aquello que le pueda agradar, que le demuestre nuestro cariño y agradecimiento, por tanto AMOR.
Tratemos por tanto regalarle lo mejor de nosotros mismos, un corazón humillado y arrepentido; hagamos una "limpieza a fondo" de nuestro interior, para que ese día podamos contemplar su sonrisa.
Muchas gracias D.Andrés, siempre sabes despertar nuestras conciencias.
A todos vosotros un santo adviento.
BENDITO SEA DIOS

Anónimo dijo...

Ahora me acuerdo del verso tan bonito que nos pones, Feli, de la inocencia y el amor al Niño Jesús. Me acordé mucho de la infancia, de los sentimientos de entonces. Gracias por ello.

José Ramón dijo...

Andrés: Aunque no te llame por teléfono, no dejo de leerte.-Sigo en contacto contigo.-

Ayer, encontró mi hijo una reflexión tuya sobre la muerte, de hace muchos años y que sigue en la cama de al lado, no de adorno, y me agradó porque hizo copia y se la llevó. Además te lee habitualmente.- Yo tengo ANTE MI, LA RAYA ROJA.- A VECES QUE ME PREOCUPA LA VEO CON MUCHA PAZ, OTRAS VECES CON TEMOR MUY FUERTE,CASI NEUROTICO, OTRAS CON CONFIANZA EN LA MISERICORDIA.-


HACE UNOS DÍAS FUÍ A ESTAR UN RATO CON
ANGELA,. SE COMENZABA UA MISA DE BODA, Y SENTÍ QUE ÁNGELA ESTUVO TODA LA MISA A MI LADO- Gracias Andrés. UN fuerte abrazo de José Ramón

Pepitina dijo...

Alguien muy querido me envió este mensaje para el Adviento y deseo compartirlo con vosotros: "Qué vivas con alegría las viscisitudes de cada día en este tiempo de Adviento y éstos serán los mimbres de la cuna que prepares en tu alma para el nacimiento del Niño Jesús."
Bonito, ¿a qué sí?
Santos días de Adviento.

Ana dijo...

Buenos días ..... Cuanta razón tiene tus palabras ..... Se piensa más en el afuera que en el adentro ... El adviento nos sirve para ir preparándonos ,para estar atentos a la venida del Señor y estar atentos a las necesidades de los otros ....en estos días tenemos que abrir nuestros corazones ... Para esperar ...para pedir perdón ...Para ofrecer .. Son días de silencios ..de oración ... Eso sí cuando lo digo mismo en mi familia me miran ...mas es aveces creo que piensan que soy ingenua no l se .... Pero sigo firme a Dios ... He preparado mis velas ...hechas por mí con mucho amor para que desde este primer día brille la luz en mi hogar y el Señor llegue ..que sienta y sepa lo estoy esperando con esperanza con alegría y gratitud
Tengan todos un lindo comienzo en esta espera y saquemos fuera lo mejor de nosotros para con los demás

Feli dijo...

Que bonito Ana,voy a intentar hacer mi vela.Un besin.

Pepitina dijo...

¡Qué pases un Feliz día de tu Santo, Pater! Dios te bendiga y San Andrés te siga acompañando en llevar a Jesucristo a tantas personas.
Un abrazo

Milagros dijo...

Muchas felicidades en este dia y que Dios le siga dando fuerzas para ir senalandonos el camino y que con sus palabras nos ayuden a no desviarnos

Milagros dijo...

Que distinto veo el adviento este ano,gracias D Andres,porque sin su ayuda todo seria igual,pensar rn las compras,en preparar la comida del veinticinco,etc,,y ahora es mas profundo,mas vivido,lo demas es menos importante,es tiempo de agradecer a Dios tanto como nos da,experimentar como nos hs amado,cuanto nos regala cada dia, es tiempo de acompanar a Maria,vivir conella este tiempo de espera,en fin vivir nuestra fe de otra manera,mas llenos de Dios,gracias ua vez mas y fecundo adviento para todos

mary dijo...

Padre Adrés: aunque lo llamé por teléfono para felicitarlo(aun sabiendo lo atareado que está) quiero ponerle unas letras para decirle ,ha sido y es una referencia muy grande en mi vida en este tiempo que tanto lo necesito VD me lleva aJESÚS a lo más grande ,porque con él se vive de otra manera más serena y me llena los huecos que han quedado ."Gracis" PADRE .Pase un feliz dia con los suyos y que él SEÑOR lo bendiga siempre.

Sendiu dijo...

Muchas felicidades D. Andrés desde Barcelona. Desde que nos comentó la existencia de este blog hemos escuchado todas sus homilías dominicales con mucha ilusión, del mismo modo que lo hacemos cuando estamos veraneando por la zona.
Que el Señor le bendiga cada día y que le permita continuar con esta labor para la viña del Señor.
La paz.

Blanca Rosa dijo...

Muchísimas felicidades Andrés. Gracias por ser ese gran pescador de hombres. Gracias por lo que nos ayudas .nos trasmites. Y nos enseñas para poder acercarnos cada vez más a Dios. Gracias por tu vida. Tu trabajo. Y por tu amor a los demas. Te queremos .