jueves, 26 de marzo de 2015

Domingo de Ramos (B)



29-3-2015                                  DOMINGO DE RAMOS (B)
Homilía en vídeoHAY QUE PINCHAR EN EL ENLACE ANTERIOR PARA VER EL VIDEO.
Homilía de audio en MP3
Queridos hermanos:

            Voy a titular esta homilía de este modo: Desinterés del hombre-interés de Dios.
           - Hace unos días me llegó la siguiente historia en un mensaje al móvil: “Un ratón, mirando por un agujero de la pared, ve al granjero y a su esposa abrir un paquete. ¡Quedó aterrorizado al ver que era una trampa para cazar ratones! Fue corriendo al patio a advertirle a todos: ‘¡Hay una ratonera en casa!, ¡hay una ratonera!’ La gallina, que estaba cacareando y escarbando en la tierra, le dice: ‘Disculpe, señor ratón, yo comprendo que es un grave problema para Vd., pero a mí no me perjudica en nada’. Entonces el ratón fue hasta el cordero y éste le dice lo mismo: ‘Disculpe, señor ratón, yo creo no poder hacer algo más que pedir por Vd. en mis oraciones’. El ratón se dirigió a la vaca y ella le dijo: ‘Pero, ¿acaso estoy en peligro? ¡Pienso que no!’ El ratón volvió a la casa, preocupado y abatido para enfrentarse a la ratonera del granjero. Aquella noche se oyó un gran barullo. Parecía que la ratonera había atrapado a su víctima. ¡¡¡La mujer corrió a ver qué había cogido!!! En la oscuridad ella no vio que la ratonera había atrapado la cola de una serpiente venenosa. La serpiente veloz mordió a la mujer, y el granjero la llevó inmediatamente al hospital. Allí la atendieron, le dieron una medicación y la mandaron de vuelta para casa. La mujer volvió con fiebre alta. El granjero para reconfortarla le preparó una nutritiva sopa. Agarró el cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: ¡La gallina! Como la mujer no mejoró, los amigos y vecinos fueron a visitarlos. El granjero mató al cordero para alimentarlos. La mujer no mejoró y murió. Y entonces el esposo vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.
Moraleja: La próxima vez que alguien te cuente su problema y creas que no te afecta, porque no es tuyo y no le prestes atención, piénsalo dos veces. El que no vive para servir, no sirve para vivir. El mundo no anda mal por la maldad de los malos, sino por la apatía de los buenos... Así que, cuando alguien necesite de ti por sus problemas, tiéndele la mano o dale una palabra de aliento...
Recuerdo el episodio de tres vecinos que tenían una serie de fincas colindantes. Resultó que uno de éstos tenía una de estas parcelas en el medio de las propiedades de sus vecinos. Y este hombre corrió los lindes de la parte izquierda. Protestó el dueño de la finca perjudicada y, como no se arreglaron, fueron a juicio. El perjudicado pidió al vecino del otro lado que fuera como testigo suyo, no para favorecerlo, sino simplemente para que dijera la verdad: que los lindes habían sido movidos con mala voluntad por el vecino primero. Pero éste que fue requerido como testigo no quiso ir. ¿Por qué? Porque no quería enemistarse con el colindante, porque no era su problema, porque sus propiedades no estaban en peligro, porque a él no le perjudicaba aquel corrimiento de lindes… Total, que no fue como testigo ni de una ni de otra parte. Sin embargo, pasados unos meses, el vecino que había corrido los lindes de la parte izquierda, movió también los de la parte derecha, es decir, los que pertenecían a la finca del propuesto como testigo y que no había ido. ¡Ay, amigo, ahora sí que era su problema, ahora sí que sus propiedades estaban en peligro, ahora sí que le perjudicaba la acción del vecino primero…! ¿Ahora este vecino tercero se va a atrever a acudir ante el primer perjudicado para que testifique ante el juez y diga la verdad de los lindes? ¡Manos que no dais qué esperáis!
También es verdad que otras personas actúan de otro modo. Como os contaba en la homilía del domingo pasado, el policía que vigilaba la iglesia en Pakistán no miró para otro lado, sino que paró a aquel terrorista que iba explotar una bomba en el interior de la iglesia. Por no mirar este policía para otro lado murió, pero salvó con su acción a mucha gente de una muerte segura.
- Celebramos hoy el domingo de Ramos y algunos de vosotros podéis estaros preguntando qué tiene que ver esta historia de ratones y ratoneras, de fincas y juicios con el domingo de Ramos. Según se mire, yo creo que mucho. Veréis: Dios oía los gritos desesperados de sufrimiento y dolor de los hombres. Dios podía haber contestado como la gallina, como el cordero o como la vaca a esas súplicas de los hombres dolientes: ‘No es mi problema, a mí no me perjudica en nada, yo no estoy en peligro…’ Sin embargo, Dios nos enseña que Él actuó de otro modo: 1) Dios mandó a los profetas para hablar a los hombres en su nombre y para guiarles por el camino del bien. 2) Estuvo siempre a su lado cuidándolos, según se nos dice en el Antiguo Testamento. 3) Además, mandó a su Hijo a la tierra. 4) Jesús asumió la carne de un hombre, las limitaciones de un hombre, los miedos de un hombre, la pobreza de un hombre… 5) Jesús, como nos dice el evangelio, se preocupó durante su vida de todos los hombres: los enfermos, los hambrientos, los pecadores, los despreciados…, y esperaba siempre a todos los hombres a que volvieran a Dios (como el hijo pródigo). 6) Finalmente, Jesús dio su vida por todos los hombres: por los buenos y por los malos, por los que creían en Él y por los que no creían. Jesús no fue como la gallina ni como el cordero ni como la vaca de la historia, que miraron para otro lado ante el problema del ratón.
Jesús nos ha dado ejemplo a sus discípulos y nos dice que, cuando alguien necesite de nosotros, aunque no estemos en peligro, aunque no sea nuestro problema, aunque no nos perjudique…, nos dice que nos volquemos con esas personas: de palabra y de obra. Sólo así seremos verdaderos discípulos de Jesús e hijos de Dios.
Asistiremos en esta Semana Santa a los últimos momentos de Jesús, un hombre-Dios que no pasó de los problemas de los demás, sino que se metió de lleno y eso le valió la muerte.
En nuestra historia de cada día, ¿nos parecemos más a la gallina, al cordero o a la vaca de la historia? O quizás, ¿no parecemos más al policía muerto en Pakistán y a Jesús que se preocupan por los problemas y por los sufrimientos de los demás? Si somos del primer grupo, lo que celebramos en Semana Santa será como una especie de cuento que no tiene mucho o nada que ver con nuestra vida. Si somos del segundo grupo, entonces lo que celebramos en esta Semana Santa, no sólo es parte de la historia de Jesús, sino también de nuestra propia vida.

4 comentarios:

Feli dijo...

Cuantas veces pasamos de los problemas de los demás vecinos,familiares,amigos,y personas que no conocemos y que están con hambre y todo tipo de problemas y que también son hermanos nuestros y que hacemos y que decimos?,va estos están lejos,otros porqué no tienen cabeza y así están, otros porqué no queremos meternos en problemas,entonces muchas veces pasamos y no damos la cara,y también callamos de parte de quién la damos.Yo conozco algún caso,de dar la cara y acompañamiento a personas que se sienten solas y después las familias no te hablan y uno lo pasa mal.Yo veo a Jesús en el amor,amor a los enfermos,amor a los mayores,a los pobres,a los marginados,a los que están solos,y eso es también una manera,de dar la cara por Él, nuestro Dios,por nuestras obras y la palabra.Dios mío,cada vez me parezco más a nuestro cura Don Andrés, menuda paliza os doy,cada vez escribo más. Un abrazo para todos ,en especial,para Don Andrés, que a través de su fe,renueva corazones.

Mary dijo...

Este cuento está bien traído para aplicárnoslo a nosotros.
Por que cuantas veces sabemos que hay gente que lo está pasando mal por el motivo que sea y como nosotros estamos bien no movemos ni un dedo para ayudar en la medida que nos sea posible.
Y tender una mano ,esa mano fuerte que te diga ,ánimo hermano que no estás solo y ponerse en acción.
pido a nuestro Señor Jesucristo que nos haga sensibles ante el sufrimiento de los demás.
También le pido que en el día glorioso de pascua resucite en nuestros corazones, para que entre todos construyamos un mundo más justo más humano y en el que todos podamos vivir en paz.Ojalá que así sea .

Anónimo dijo...

Cuántas veces hemos oído “ese es tu problema” o incluso hemos dicho “ese no es mi problema” pero la cuestión es que la vida no para, la vida da muchas vueltas no, muchísimas y lo que hoy se nos hace imposible que nos pueda pasar llega un día, y pasa.
Es entonces cuando clamamos por esa mano tendida, por ese ¿qué tal estás?, ¿cómo lo llevas?, aquí estoy para lo que necesites. No te aflijas esto pasará.

Entiendo que se puede sentir más o menos empatía y que se puede tener más o menos capacidad de comprensión ante las circunstancias del otro pero lo que me cuesta mucho entender es cuando, siendo consciente de una situación, miramos para otro lado aún sabiendo que podemos hacer algo.
Creo en el pecado de la omisión y creo que tanto peca quien mata como tiene por la pata. Por eso me viene muy bien el cuento del ratón. Pero me viene muy bien porque ahora me toca ser ratón pero seguro, seguro, que he sido gallina y vaca y, lo peor de todo es que cuando deje de ser ratón volveré a ser gallina y vaca.

Lo que no dudo es que en El siempre encontraré el consuelo y la mano tendida para sentirme menos ratón y también encontraré el perdón por ser vaca y gallina.

Buena semana santa y feliz Pascua de Resurrección
Un abrazo para cada un@

Pepitina dijo...

..¡la apatía de los buenos!! Cuando entramos en esa corriente, ¡cuánto mal hacemos y qué falta de testimonio damos!
Ojalá estos días santos,la compasión ante el sufrimiento de Jesús y en los hermanos que nos rodean, sea lo que nos distingan a los que creemos y deseamos seguirle.
Os deseo unos santos días cerca de Jesús. Él nos espera siempre.