viernes, 16 de octubre de 2009

Domingo XXIX del Tiempo Ordinario (B)

18-10-2009 DOMINGO XXIX TIEMPO ORDINARIO (B)
Is. 53, 10-11; Sal. 32; Hb. 4,14-16; Mc. 10, 35-45


Homilía de audio en MP3
Homilía de audio en WAV
Queridos hermanos:
Voy a seguir con el tema que ya comencé el domingo pasado referido a las nulidades eclesiásticas de matrimonio. Sigo donde terminé: sobre los vicios del consentimiento.
c) También existe como origen de nulidad de matrimonio la incapacidad psíquica para llevar adelante una vida de matrimonio. Aquí es necesario que exista de modo documentado y demostrado una anomalía psíquica con una gravedad suficiente, que impida el correcto desarrollo de la vida conyugal, es decir, el cumplimiento por parte de un esposo o de los dos de las obligaciones esenciales del matrimonio. Por ejemplo, un cónyuge que es drogadicto y toda su meta es conseguir dinero como sea (robando, vendiendo los objetos de la casa, pidiendo a todo el mundo) para comprar droga. Si el otro cónyuge no le da ese dinero, puede robarlo de casa o ponerse muy violento. Muchas veces hay líos de policías, deudas bancarias, despidos de trabajos, embargos judiciales, etc. En ocasiones el cónyuge no drogadicto es conocedor de la situación del otro antes de la boda, pero piensa que, con cariño y comprensión, podrá sacarlo de ahí. El cónyuge drogadicto se deja querer y realmente quisiera llevar adelante una vida auténtica de matrimonio, pero la droga es más fuerte. Otro ejemplo, se da con el alcohol y puede pasar lo mismo que en la droga. También puede suceder parecido con el juego. Igualmente puede suceder con personas que padecer graves trastornos de personalidad como esquizofrenias, narcisismos, borde-line, histrionismos, antisociales, dependencias. De esto últimos hemos tenido en los tribunales diversos casos: se trata de personas que se han criado con una dependencia enfermiza de sus padres o de algún familiar cercano y al casarse no pudieron posponer a su familiar al marido o a la mujer (Ejemplo: “porque estamos en Canarias, sino me iba para casa de mi madre”. Dicho y hecho).
d) Otra de las causas de nulidad es el engaño, también conocido como error doloso. Se da este caso cuando uno de los novios, para conseguir que el otro otorgue el consentimiento matrimonial, por acción u omisión, induce a un engaño. Por ejemplo, dice uno de ellos que sólo se casara cuando el otro tenga la carrera terminada y un trabajo fijo, pues, en caso contrario, sería temerario contraer matrimonio. Entonces el que engaña asegura que ya terminó los estudios y presenta la orla como “prueba” y, además, dice que ya tiene trabajo fijo. Al cabo de dos años de casados, la parte engañada descubre que su cónyuge tiene aún varias asignaturas pendientes de la carrera y que sale de casa, pero no para trabajar, sino a dar una vuelta de 8 de la mañana a 3 de la tarde. Otro caso se dio cuando una chica dijo que estaba embarazada del chico con el que mantenía relaciones y que su padre buscaba al “culpable” de aquello. El chico aterrorizado se casó y, al cabo de 3 meses de matrimonio, se dio cuenta que el vientre de su mujer no cambiaba nada. Entonces ella confesó su engaño. En definitiva, cualquiera que se casa de este modo, contrae inválidamente y, por tanto, su matrimonio es nulo.
e) Los últimos casos que trataré aquí son la de aquellos que se casan, pero excluyen de modo permanente tener hijos, guardar la fidelidad o casarse para siempre.
Por supuesto, no basta simplemente afirmarlo una vez separados, sino que hay que demostrar que todo esto estaba presente ya antes de la boda o a la vez que la boda.
- Mucha gente piensa que, una vez obtenida la nulidad, uno puede casarse sin más por la Iglesia. Nada más lejos de la realidad, pues hay que saber que en un 95 % de las sentencias de nulidad existe una cláusula por la que se prohíbe el matrimonio canónico a uno de ellos o a los dos. Es lo que se conoce con el veto. Normalmente el veto se impone a aquel o aquellos que han originado la nulidad de matrimonio a fin de que no accedan a nuevo matrimonio, pues el segundo enlace sacramental sería nulo de nuevo. Por ejemplo, si uno padece una grave enfermedad psiquiátrica y ésta es incurable, todos los matrimonios que haga o que se le permitan hacer serán nulos. Por lo tanto, el veto tiene la finalidad de proteger el sacramento del matrimonio, pero también salvaguardar a otro fiel que inocentemente desconoce alguna circunstancia importante de la persona que ha tenido un matrimonio nulo y con la que pretende casarse. El veto puede ser levantado por el Obispo, pero una vez demostrado fehacientemente que la causa que originó la nulidad del primer matrimonio ha desaparecido.
- ¿Cuánto cuesta un proceso de nulidad matrimonial? En este aspecto ha de saberse que un proceso de nulidad puede ser llevado por “justicia gratuita” (es decir, sin cobrar) o en “clase de derechos” (o sea, pagando). Cuando una persona no tiene medios económicos suficientes para afrontar los gastos de una nulidad y lo demuestra documentalmente, el tribunal le concede la exención total o parcial de los gastos. Se entiende que una persona que gana unos 1.000 € al mes no puede afrontar estos gastos. Pero, ¿cuánto cuesta el proceso? En Oviedo tenemos las siguientes tarifas: - a unos 1.000 € suben los costes del tribunal; - unos 300 € el pago del psiquiatra, si ha de intervenir por causa de tipo psíquico; - algo más de 1.200 € el pago de un abogado del elenco del tribunal, aunque uno es libre para escoger otros abogados (que le cobrarán en Asturias unos 3.000, 6.000 ó 12.000 €); - menos de 500 € el pago de un procurador; - y, si todo va bien, unos 500 € en segunda instancia, en la Rota de Madrid. En total son unos 3.000 €, que se pueden ir pagando en plazos. Pero se ha de subrayar que, por falta de dinero, nadie deja de iniciar la nulidad y de conseguirla, si es que tiene motivos para esto último.
- Ya para terminar, voy a poner un ejemplo práctico: Alguien se ha casado por la Iglesia, ha fracasado en su matrimonio y piensa, ante Dios, que su boda ha sido un gran error y que aquello que vivió no puede ser ni matrimonio, ni sacramento, ni tiene por qué vivir con ese peso el resto de su vida. ¿Qué hacer? Mi consejo es que esa persona se acerque al tribunal de Oviedo y hable con alguna de las personas que están allí para saber si su caso concreto tiene motivos para la nulidad. Para eso en el tribunal se facilita un cuestionario a fin de que sea respondido por escrito por parte de la persona interesada; a continuación se tiene una entrevista entre esta persona y un miembro del tribunal y ya se le explica los posibles motivos de nulidad y los trámites a realizar. Por otra parte, se contestan a todas las dudas que pueda tener la persona que pretende iniciar su causa de nulidad matrimonial.
Confío que estas rápidas ideas hayan aclarado algo en torno a este tema en el que circulan tantos bulos, pero sobre todo tanto desconocimiento.

6 comentarios:

Any dijo...

Hola Andres ¡¡la verdad que no sabes como he aprendido en las dos ultimas homiladas
Creo que el amor del matrimonio si es real .. no contiene mentiras .. pues como uno puede engañar a quien ama .. y mas ante los ojos de Dios ... si eso ocurre el amor no es real .. y con el tiempo el amor va cambiando de estado diria yo .. hace ya 30 años que estoy casada con Marcelo .. y es el dia de hoy que volveria hacerlo ¡¡¡ Pues hemos basado nuestra union .. en el amor ..la comprension..y sobre todo en la verdad ..
Un abrazo amigos ..

anónimo dijo...

Da gusto escuchar el testimonio de Any en unos momentos en que el vínculo del matrimonio es tan poco apreciado y vemos tanta ruptura alrededor. Ayer comentaba con una persona, que cada vez me tropezaba con mas personas que llevan su matrimonio como una cruz; aguantan y siguen, con gran sufrimiento. Hay tanto dolor en ellas, que cuando veo que no tienen la fe suficiente, me cuesta decirles que no basta con ese "aguantar", hay que Amar la Cruz y amándola ser conscientes que estamos siguiendo a Jesús, que ha llevado esta cruz antes que cualquiera de nosotros; y esto con cualquier tipo de dolor ó sufrimiento. "Él no vino a suprimir el dolor, ni siquiera a explicarlo, sino a llenarlo con Su presencia", meditaba ayer en mi oración.Eso nos queda ante el sufrimiento, que no falta a nadie.
Gracias por tu testimonio Any.Seguro que nos alegra a todos.

María Cristina dijo...

Que profunda reflexión nos ha regalado "Anónimo del día 18 de octubre" sobre el sentido de la cruz."Hay que Amar la Cruz y amándola ser conscientes que estamos siguiendo a Jesús, que ha llevado esta cruz antes que cualquiera de nosotros".Me siento muy cobarde y poco generosa en el sacrificio cuando ante pequeños sufrimientos no los asumo con generosidad y alegría. Tu catequesis Andrés además de darme contenidos muy valiosos sobre el matrimonio me motiva a retomar el sentido de la cruz en tantas personas y la necesidad que tengo de orar por ellas; y de asumir mi cruz de cada día con valentía, fe y alegría.
Chony, también yo me alegro de ver tus comentarios. Un abrazo para todos los de la "Comunidad de las once y para los del blog. Feliz semana en el Señor.
María Cristina

Choni dijo...

Como era de esperar, la homilía-charla sobre la nulidad matrimonial, me ha parecido estupenda, nos has expuesto de una forma magistral, todo lo que debemos saber sobre este tema, hasta lo que puede costar económicamente; que parece ser lo que mas le preocupa a la gente.
Todo el mundo opina sobre el hacer de la iglesia, en este campo y en todos, y casi siempre se la condena, porque según la opinión general, "todo" lo hace mal, y con miras hacia su propio interés; lo triste es que nadie se preocupa de informarse seriamente del porqué se toman ciertas decisiones; que no son desde luego con ánimo de lucro, mas bien todo ,lo contrario.
La iglesia tiene como misión anunciar el evangelio de Jesucristo, y la palabra de Dios es VIDA para todo aquel que crea en ella, y lo que Jesús nos enseña y nos pide, es aquello que puede darnos la felicidad, esa que tanto anhelamos y buscamos en lugares equivocados. Lo cierto es que somos muy "duros de cerviz" y nos falta mucha humildad.
En cuanto al tema que nos ocupa yo creo que, los sacerdotes han de tomarse mas en serio los sacramentos, y hacer lo "imposible" para tratar de averiguar, que es lo que se esconde detrás de una pareja que solicita el matrimonio canónico. Sé que es una ardua tarea, así como que también pueden ser engañados, pero ellos han de ser muy claros sobre los deberes de los esposos.
Andrés, muchas gracias de nuevo, por tanta molestia que te tomas para que estemos formados e informados, para que sepamos enfrentarnos a tantos ataques que a diario se reciben.
Any, me ha gustado mucho tu testimonio; gracias.
Hermanos feliz semana.
BENDITO SEA DIOS.
Chony

Pepitina dijo...

“La Palabra, Luz para los pueblos», lema del Domund de este año, me ha dado luz, respecto a esta homilía formativa que hemos recibido. Nuestro buen pastor, el P. Andrés, realiza ese “servicio” del que nos habla el evangelio hacia nosotros, precisamente desde su carisma de la enseñanza y desde la experiencia que tiene en su trabajo como Juez en el Tribunal de nulidades, trayéndonos claridad ante tantas realidades como se le presentan. No sólo desde su trabajo como juez, sino también como padre espiritual de ¡¡tantas personas!, su conocimiento del alma humana, hace que en tantas ocasiones “sus fieles del Blog” y dirigidos nos sintamos tocados en lo mas profundo de nuestra alma en ocasiones ó bien seamos invitados a una reflexión seria que llega a nuestra vida. Todo ello me ha hecho pensar si realmente nuestro “servir” a los demás lo hacemos desde aquellos talentos que nuestro Buen Dios nos ha regalado sabiamente a cada uno para entregarlo a los demás ó bien lo hacemos desde aquello que hoy día es más valorado y considerado y por tanto acabarán en parabienes para nosotros. He recibido Luz desde esta Palabra y al compartirla con vosotros crece en mi una llamada a cuidar que mi “servicio” sea como el de Jesús, lejos de honores y puestos importantes, “no sea así entre vosotros”; es una fuerte llamada de atención pero a la vez, me hace sentirme una de los suyos, de los que le seguimos, de los que Él ha elegido. Si ha sido Él quien me ha elegido…eso me da confianza en todo aquello que Él quiera realizar en mi.
Gracias Pater, por la información y formación que con cariño y paciencia nos entregas a través del Blog.
Buena semana amigos.

David rico dijo...

Muy buenas Don Andrés, que fantástica y didáctica homilía y lo digo con conocimiento de causa y puedo asegurar que es verdad 100%.
Me fastidia que la gente diga que la iglesia se queda con el dinero MENTIRA!!! La iglesia se queda con una parte mínima para todas las gestiones, el groso del dinero se lo llevan abogados, procuradores y resto de personas, que son ajenas a la iglesia.
Ojala algún día la gente abra los ojos, y como se dice en un salmo, no endurezcan el corazón, y escuchen la llamada del Señor.
Un abrazo enorme a todos los hermanos del blog y en especial a usted Don Andrés.