jueves, 27 de abril de 2017

Domingo III de Pascua (A)



30-5-17                                  DOMINGO III DE PASCUA (A)

Homilía en vídeo
Homilía de audio.
Queridos hermanos:
            En este domingo III de Pascua se nos presenta el relato tan conocido de los discípulos de Emaús. Vamos a ver qué podemos extraer de aquí a fin de que nos sirva para nuestra vida personal.
* Nos dice el evangelio que dos discípulos se habían marchado de Jerusalén y que regresaban a sus casas. Iban “con el rabo entre las piernas”. Habían dejado su familia, sus trabajos, sus casas para seguir a un hombre, Jesús, que hablaba de parte de Dios y hacía milagros de parte de Dios. El viernes, hacia las tres de la tarde, murió Jesús y estos dos estuvieron escondidos el viernes por la tarde y el sábado todo el día por miedo a que también a ellos les pasara lo mismo. El domingo por la mañana ya regresaban a sus casas. En el camino, “mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo”. ¿Cuándo ha sido la última vez que hemos reconocido a Jesús a nuestra vera y en nosotros mismos? ¿O quizás nunca lo hemos percibido o reconocido? Sería muy triste que Dios fuera para nosotros alguien muy lejano. Para los cristianos Jesús no debe de ser el hombre muerto hace 2000 años, no debe de ser el gran desconocido, o el conocido simplemente de oídas. El pasa a nuestra lado a cada instante..., sólo que, como los discípulos de Emaús, quizás en tantas ocasiones tampoco nuestros ojos son capaces de reconocerlo. Recuerdo un caso en que yo reconocí la presencia de Jesús (no hay que buscar apariciones ni grandes milagros, El suele ser más sencillo que todo eso); me refiero al caso de unos padres que se besaron en los labios a través de la mano de su hijo de 5 años. Esto sucedía en un coche. Yo estaba en el coche inmediatamente anterior, mientras esperaba a que el semáforo se pusiera en verde.
            ¿Qué podemos hacer para que nuestros ojos sean capaces de reconocer a Jesús? El evangelio de hoy nos da dos pistas:
            - Jesús “les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura”. Ante todo tenemos que leer-meditar-orar la Santa Biblia. Nadie que no lea-medite-ore este libro podrá encontrarse con el Cristo auténtico. Conozco personas que a través de la ayuda solidaria a los hombres encuentran a Jesús, pero luego han de profundizar en la Biblia. Antes o después se ha de pasar por ella. ¿Por qué? Porque ella es la Palabra de Dios en la que encontramos los dichos, hechos, enseñanzas de Jesús, y encontramos al mismo Jesús. Si no leemos la Biblia, inventamos otro dios distinto del Dios de Jesús. Cuenta S. Agustín que, cuando empezó a leer la Sagrada Escritura, notaba el bien que le hacía y cómo las lágrimas llenaban sus ojos e iban haciendo un bien inmenso a su espíritu. En la Misa Crismal de la Semana Santa de 2008, don Carlos, el entonces Arzobispo nos escribió una carta a los sacerdotes y nos puso el ejemplo de S. Antonio María de Claret, el cual decía: “Lo que más encendía mi entusiasmo por la salvación de los hombres era la lectura de la santa Biblia, a la que siempre he sido muy aficionado. Había pasajes que me hacían tan fuerte impresión, que me parecía que oía una voz que me decía a mí lo mismo que leía.” Fijaros lo que dicen los discípulos de Emaús: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?” ¿Alguna vez os ha ardido el corazón al leer vosotros la Biblia o al escucharla en la Misa?
            - “Sentado a la mesa con ellos tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron.” Partir el pan ha sido siempre sinónimo de la celebración de la Eucaristía. Es en la Misa donde llegamos al rostro genuino de Jesús, pues en ningún sitio está más fuertemente presente que en la celebración de la Misa. Pero claro una Misa en la que vengamos por Él, para escuchar su Palabra, para alimentarnos de su Cuerpo y Sangre, para estar con nuestros hermanos, para dejar que Él tome posesión de nosotros y haga en nosotros su santa voluntad. Si no es así, no podremos encontrarnos con Jesús, aunque vengamos todos los días a Misa[1].
            Por otra parte, la Misa verdadera no empieza “en nombre del Padre...” y termina cuando el sacerdote dice: “Podéis ir en paz.” La Misa verdadera empieza con el bautismo de un cristiano y nunca termina, pues sigue en el cielo eternamente. ¿Y cómo es esa Misa de cada minuto, de cada segundo? Es como nos dice el profeta Isaías: no oprimir a los que están a tu lado, desterrar de ti las ironías, las malas palabras, las críticas, el juzgar a los demás, el señalar con el dedo a los demás. Sacia el estómago del hambriento, viste al que está desnudo, entonces “surgirá tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía” (Is. 58, 6-10).
            * Si me permitís voy a aludir ahora a una carta que ha sido publicada hace un tiempo y es de un periodista egipcio que se convirtió del Islam al catolicismo. Es una carta fuerte y dura. La traigo aquí porque Magdi Cristiano Allam ha reconocido a Cristo resucitado caminando a su lado. Transcribo algunos trozos de la carta:
            - “Desde hace cinco años estoy obligado a llevar una vida blindada, con vigilancia fija de mi casa y escolta de policías permanente, a causa de las amenazas y de las condenas a muerte de los extremistas y de los terroristas islámicos, tanto de los que residen en Italia como de otros del exterior […] Me he preguntado cómo es posible que alguien como yo, que ha luchado con convicción y hasta el cansancio por un ‘Islam moderado’, asumiendo la responsabilidad de exponerse en primera persona a las denuncias del extremismo y del terrorismo islámico, haya terminado por ser condenado a muerte en nombre del Islam, basándose en una legitimación del Corán. Por esto he llegado a comprender que, más allá de la contingencia de los fenómenos extremistas y del terrorismo islámico a nivel mundial, la raíz del mal está inscrita en un Islam que es fisiológicamente violento e históricamente conflictivo. Paralelamente, la Providencia me ha hecho encontrar personas católicas practicantes de buena voluntad que, en virtud de su testimonio y de su amistad, han llegado a ser un punto de referencia en el plano de la certeza de la verdad y de la solidez de los valores.”
            - “Me has preguntado si no temo por mi vida, sabiendo que la conversión al cristianismo me acarreará una enésima y muy grave condena a muerte por apostasía. Tienes toda la razón. Sé bien a lo que me expongo, pero me enfrento a ello con la cabeza alta, con la espalda derecha y con la solidez interior del que tiene la certeza de la propia fe […] Ya es hora de poner fin a la arbitrariedad y a la violencia de los musulmanes que no respetan la libertad de elección religiosa. En Italia hay millares de convertidos al Islam que viven serenamente su nueva fe. Pero también hay millares de musulmanes convertidos al cristianismo, que son constreñidos a silenciar su nueva fe por miedo de ser asesinados por los extremistas islámicos que están entre nosotros.”
            - “Me he convertido a la religión cristiana católica, renunciando a mi anterior fe islámica. De esta manera, finalmente ha visto la luz, por gracia divina, el fruto sano y maduro de una larga gestación vivida en el sufrimiento y en la alegría, entre la profunda e íntima reflexión, y su consciente y manifiesta exteriorización. Estoy especialmente agradecido a Su Santidad el Papa Benedicto XVI, que me ha conferido los sacramentos de la iniciación cristiana, Bautismo, Confirmación y Eucaristía, en la Basílica de San Pedro, en el transcurso de la solemne celebración de la Vigilia Pascual. Y he asumido el nombre cristiano más sencillo y explícito: ‘Cristiano’. Desde ayer me llamo ‘Magdi Cristiano Allam’. Para mí ha sido el día más hermoso de mi vida. Conseguir el don de la fe cristiana el día de la Resurrección de Cristo, de manos del Santo Padre es, para un creyente, un privilegio inigualable y un bien inestimable. Teniendo casi 56 años, es un hecho histórico, excepcional e inolvidable, que señala un cambio radical y definitivo respecto al pasado. El milagro de la resurrección de Cristo ha reverberado en mi alma, librándola de las tinieblas de una predicación donde el odio y la intolerancia con los ‘diferentes’, condenados acríticamente como ‘enemigos’, prevalecen sobre el amor y el respeto del ‘prójimo’ que es siempre y en todas partes ‘persona’. Mi mente se ha liberado del oscurantismo de una ideología que legitima la mentira y la disimulación, la muerte violenta que induce al homicidio y al suicidio, la ciega sumisión y la tiranía, y he podido adherirme a la auténtica religión de la Verdad, de la Vida y de la Libertad. En mi primera Pascua como cristiano, no sólo he descubierto a Jesús, sino que he descubierto por primera vez el verdadero y único Dios, que es Dios de la Fe y de la Razón”.



[1] Es importante la asistencia a la Misa de cada día. Práxedes asistía a tres Misas al día. La primera para prepararse, la segunda para comulgar y la tercera para dar gracias. Práxedes es una mujer asturiana que murió en olor de santidad durante la guerra civil española (1936), pero por enfermedad.

3 comentarios:

Feli dijo...

Sin conocer la Biblia,los Evangelios y oír las Homilías,no llegaríamos a tener fe,no conoceríamos a Dios, y a su Hijo Jesús. para mí,eso todo es importante me llena,pero también con las obras,y la alegría de ser cristianos,Por qué? con ello,llegamos a los que están apartados de la iglesia, nosotros ya estamos dentro,pero Jesús buscaba a las ovejas pérdidas,no podemos conformarnos con ser nosotros los privilegiados,hay que invitar a que conozcan la Biblia. Magdi,se dio cuanta de la libertad que es ser cristiano,nadie lo obliga,,al contrario es perseguido por conocer una religión llena de amor,que es la nuestra.Bienvenido.Te queremos.un abrazo.

mary dijo...

Que fiesta en el Cielo con la conversión de Magdi Crstiano Allan .Me alegro muchisímo ,hay que ver con que fe y valor ha abrazado nuestra fe Cristiana ,rezaré por él y por los que no se atrven confesarlo por miedo .Tengo tambien que pedirle a Jsús que me abra los ojos para verlo ,tanto como me acompaña y no me doy cuenta .Se me viene ala cabeza mis abuelas , la fe que tenian con tanta alegría y como nos la transmitian y conque amor daban limosna al pobre que venia por la puerta ,estoy segura que nunca han tenido una BIBLIA en sus manos ,que pena , conqué pasión la leerian .
Aprendamos nosótros que tenemos gracias a DIOS la Santa BIBLIA los Evangelios y las preciosas Homilías , ojalá vaya todo esto ayudandome a ser cada dia un poco mejor
Que la paz del Señor nos acompañe siempre hermanos

Anónimo dijo...

Siempre me llamó la atención y me trae alegría este episodio de la escritura, no sabría decir porqué; quiza porque me hace patente a Cristo resucitado, a Cristo vencedor de la muerte, de su muerte y de la mía, y esto aviva mi esperanza; acaso porque veo la cercanía de Jesús, como camina a mi lado, me habla, me consuela como hizo con los discípulos de Emaús; y me doy cuenta de que a pesar de no reconocerlo, sentían en su interior algo especial que les impulsa a invitarle a cenar, acaso porque su presencia les trae seguridad, paz, esperanza, consuelo; y eso es lo que me ocurre a mi en tantas ocasiones; Sí, puedo decir que tantas veces he podido sentir el gozo de apreciar la compañía de Cristo resucitado, vivo, que camina a mi lado, que me ayuda, que me habla; pero otras muchas no soy consciente de ello, y me pasa como a estos discípulos, que camino abatida, triste, desesperanzada, a oscuras, y no soy capaz de ver ese rayo de luz que está a mi lado; que torpe soy Señor para reconocerte!! hoy, como en tantas ocasiones, quiero exclamar: Quédate conmigo, porque atardece! necesito Tu compañía, Tu calor, Tú consuelo y ánimo, en definitiva poder verte, tocarte y sentirme amada; que Tú Señor me abras los ojos cuando estoy ciega, que cures mis mienbros entumecidos por la pereza, por las dudas y miedos, sana Dios mio este duro corazón, y dame fuerza para cargar la cruz de cada día, y poder vivir contenta en tu voluntad; cuando mis piernas flaqueen sostenme y dame tu mano para que pueda seguir adelante. Bendito seas Señor.
Muchas gracias D. Andrés; la bendición del Resucitado descienda sobre todos!!