jueves, 29 de octubre de 2015

Todos los Santos



1-11-2015                               TODOS LOS SANTOS (B)
            A pesar de celebrar hoy el día de “todos los santos”, sin embargo, en estas parroquias del Concejo de Tapia de Casariego se usa esta jornada para visitar los cementerios, y celebrar Misas y responsos por nuestros difuntos. Por ello, he decidido predicar en un domingo anterior y en otro posterior sobre “los santos”, concretamente sobre la vida de una santa: Santa Josefina Bakhita, y hoy voy a hacerlo sobre los difuntos y nuestra relación con ellos.
            - Voy a partir de una anécdota que me ha contado una madre de familia hace ya unos años, concretamente en junio de 2011. “Solo te mando estas letras para comentarte la conversación que tuvimos Pablo (su hijo, de unos 8 años) y yo después de cenar. Me quedé gratamente sorprendida. No sabemos las conversaciones que pueden tener entre sí los niños. Pablo, me pregunta que por qué es’ San Pedro y San Pablo’ y no al revés. Yo le cuento que San Pedro estuvo con Jesús y San Pablo vino después, pero que fue muy importante, pues hizo muchos amigos para Jesús. Él me dice: ‘Yo también hago amigos para Jesús’. Le pregunto: ‘Ah sí, ¿a quién?’ Y me cuenta que le dice a su amigo Enol que si es bueno y se hace amigo de Jesús, no morirá y vivirá para siempre. El amigo le dice que si van a ser zombis, y Pablo le dice que no, que vivirán en el cielo con Jesús y con los amigos que ya murieron y los podemos volver a ver”.
            Este niño, Enol, seguramente nunca había hablar a sus padres o familiares, ni tampoco en la escuela, de la vida que puede existir después de la muerte de un hombre. Lo que más le sonaba a ‘después de la muerte’ era lo que había visto en la televisión o en los videojuegos: los zombis. Los zombis, según las películas y los videojuegos, son personas muertas que tienen un aspecto terrorífico, que caminan, que sólo buscan morder y comer a los vivos, y que, si logran morder a un hombre vivo, entonces éste se convierte a su vez en un zombi. Sin embargo, Pablo, que conoce también, como niño que es, las películas de la televisión y los videojuegos sobre los zombis, sabe distinguir perfectamente, por lo que escuchó a sus padres y en la catecismo, entre un ‘zombi’ y un resucitado. Éste es el que, después de muerto, vive con Jesús en el cielo y puede ver a los amigos y familiares que han muerto antes que él. Como veis Pablo ha definido muy bien la fe de los cristianos para después de la muerte.
            - Desde los primeros tiempos de los hombres sobre la tierra, éstos han creído en un más allá. Por eso, los primeros hombres: neardentales y cromañones, han sepultado a sus muertos, no los han dejado tirados en cualquier lado. ¿Qué quiere decir que han SEPULTADO a sus muertos?: Pues que los han enterrado con vestidos, con sus atuendos preferidos, con sus armas e incluso los han pintado de rojo (ocre), ya que la sangre era fuente de vida y, al pintarlos de rojo, era una forma de desear que volvieran a la vida y de ‘darles’ esa sangre necesaria para revivir. En algunos casos de enterramiento de los hombres primitivos aparecen también trepanaciones en los cráneos de los difuntos. Dicen los estudiosos que eso puede ser indicio de que le abrían un agujero en la cabeza y les comían el cerebro para que su sabiduría, su experiencia y su espíritu permaneciera con los vivos. Esta trepanación, que a nosotros nos parece una barbaridad, sin embargo, es igualmente una señal de la creencia en la pervivencia de los ya difuntos.
            - Nosotros, que somos hombres y vivimos en pleno siglo XXI, que vemos morir a nuestros seres queridos y que del mismo modo un día moriremos nosotros, pensamos (y deseamos) que la vida no se acaba aquí. Pensamos que los cuerpos muertos de nuestros seres queridos no son despojos o carne enferma, envejecida y podrida para tirar a un lado del camino. Pensamos que queremos cuidar esos cuerpos que un día contuvieron a las personas que amamos y que seguimos amando y añorando. Ahora no les metemos en su tumba o en su ataúd sus pertenencias, no les pintamos de rojo… como hacían los hombres primitivos, pero sí que les ponemos un rosario, un crucifijo… Sí que rezamos el rosario el día antes de su funeral. Sí que los llevamos a la iglesia para celebrar la Misa. Sí que los llevamos luego en procesión al cementerio y allí tenemos una oración de despedida. Sí que venimos diversos momentos a lo largo del año a poner unas flores, a limpiar un poco sus tumbas, a rezarles o a comentarles cómo van las cosas. Sí que venimos en el día de hoy, una vez al año, a rezar por ellos o simplemente a recordarles.
            - Pero esto no nos basta ni nos debe bastar. Porque si nos bastase con esto, inmediatamente sacaríamos unas conclusiones muy simplistas: 1) Ahora hacemos lo mismo que hace 65.000 años cuando existió el hombre neardental. 2) O también nosotros hacemos unos ritos o tenemos unas costumbres y otros hombres en otros lugares y tiempos tienen otras costumbres (por ejemplo, en la India queman los cuerpos de los muertos en una pira, o los echan directamente al Ganges, su río sagrado).
            Por lo que Jesús nos ha dicho, nosotros no nos quedamos como los hombres primitivos: neardentales y cromañones, u otros hombres de nuestro tiempo sólo en darles tierra o en quemarlos, en hacerles unos ritos funerarios, en hacer un poco de oración, en recordarles… Nosotros, los cristianos, hacemos algo más.
¿Qué nos aporta de más nuestra fe en Jesucristo sobre los difuntos? (Tampoco trato de dar ahora aquí un tratado de alta teología). Nos lo decía Pablo al inicio de esta homilía: Pablo “le dice a su amigo Enol que si es bueno y se hace amigo de Jesús, no morirá y vivirá para siempre […] que vivirán en el cielo con Jesús y con los amigos que ya murieron y los podemos volver a ver”.
* En muchas ocasiones se nos dice que no se sabe si hay algo después de la muerte, porque nadie volvió de allí para contárnoslo. Pues esto no es cierto, porque el mismo Jesús vino de lo que hay después de la muerte, tanto al nacer como al resucitar, tras su fallecimiento en la cruz.
* Jesús nos dice claramente en varias ocasiones que, después de nuestra muerte, sigue habiendo vida. No como la que conocemos ahora, pero sí que viviremos.
* Jesús nos dice que esa nueva vida será bella, sin dolores, sin envejecimientos, sin más muertes, sin injusticias…
* Jesús nos dice que, para acceder a esa VIDA, como nos cuenta Pablo, hemos de ser buenos y hacernos amigos de Jesús durante nuestra vida en la tierra.
* Jesús nos dice, como nos cuenta Pablo, que esa VIDA será para siempre y nunca se acabará. Nunca más tendremos que separarnos de nuestros seres queridos.
* Jesús nos dice, como nos cuenta Pablo, que no importa tanto dónde vamos a estar, sino CON QUIÉN VAMOS A ESTAR. Pues vamos a estar con Jesús, con Dios, con nuestros amigos ya difuntos, con nuestros familiares ya difuntos, con tantos hombres y mujeres que vivieron antes que nosotros y que fueron amigos de Jesús y ahora lo serán nuestros, y esto será PARA SIEMPRE.
* Jesús nos dice que, desde donde Él está, nos está ayudando ahora mismo junto con sus amigos, es decir, junto con los santos.
* Jesús nos dice que, desde donde nosotros estamos, podemos ayudar a los que murieron ya y no murieron como amigos de Jesús. Y esta ayuda la hacemos con  la Misa por ellos y cuando pedimos a Dios que les perdone sus pecados y que los lleve al cielo. Por eso, esta celebración, más que del RECUERDO de nuestros difuntos, tiene que ser la celebración DE LA COMUNICACIÓN CON NUESTROS DIFUNTOS.

4 comentarios:

Mary dijo...

Como me reconforta esta homilia. Todas me ayudan pero ésta sobre manera. Todo lo que nos dice es afortunadamente en lo que creo, es lo que me hace tener esperanza y levantarme cada día y dar gracias a DIOS. Por todo esto, por tantas cosas y por el regalo que DIOS me dio "LA FE".
Que DIOS lo bendiga DON ANDRÉS

Feli dijo...

Espero que mi Señor,cuando yo muera me acoja,con mis virtudes y mis defectos,y junto a Él pueda ver y sentir a mis seres queridos.Y mientras tanto rezar por ellos y por los que no tienen quién les rece.

!lEVÁNTANOS,OH DIOS PODEROSO HIJO DE DIOS,PARA PODER VER MÁS ALLÁ,ENJUGA NUESTROS OJOS
PARA PODER MIRAR CON LUZ MÁS CLARA;
ACÉRCANOS A TI,PARA SENTIRNOS JUNTO A TI,
Y HALLARNOS CERCA DE NUESTROS SERES QUERIDOS,QUE ESTÁN CONTIGO.
Dios nos bendiga. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Cuando murió mi suegra, nos dejó una carta que decía "¡Os espero en el Cielo, no me falléis! Es muy fácil llegar, sólo tenéis que cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios, así como los Sacramentos y los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia." En aquel momento, me sorprendió mucho la firmeza de su fe, y que le pareciera tan sencillo ir al Cielo, cuando a mí me parecía una cosa dificilísima, y casi fuera de mi alcance.
Ahora, que yo también tengo una fe firme, sé que tenía razón, es muy fácil llegar: sólo tenemos que quererlo de corazón, e intentarlo con todas nuestras fuerzas. El resto lo pondrán Dios, y esos familiares, ya santos, que están constantemente tirando de nosotros para que no nos echemos atrás.
Nos están esperando en el Cielo, así que: ¡Adelante, no les podemos fallar!

Anónimo dijo...

Gracias por esta homilía, me ha gustado mucho. Yo también hablo con mis muertos. Sentir la presencia y el amor de las personas que ya viven para siempre en el Amor de Dios, es uno de los motores que mueven mi vida.
Un abrazo.