viernes, 10 de abril de 2015

Homilías semanales EN AUDIO: semana I de Pascua














4 comentarios:

Feli dijo...

Padre Andrés ,Estoy leyendo los Hechos de los apóstoles,Lucas ,Juan,y me gustaría saber explicar su contenido.Nos manda convirtamos,y que nos bauticemos,y que nos arrepintamos que nuestras culpas,porqué serán perdonadas.Él es nuestro refugio y nos libra del pecado,dándonos la liberación,el que confía en Él la misericordia le rodea.Dichosos nosotros que creemos sin haber visto. Dios nos trae su bendición a todos los hombres de la tierra,para apartarnos de nuestras maldades.Jesús dió su vida ,para salvarnos a todos.Bendito seas por siempre Señor.

Andrés Pérez Díaz dijo...

Feli, no te preocupes que has entendido y entiendes muy bien lo que estás leyendo.
Un abrazo

Ana I. Mendoza dijo...

Gracias, Padre Andrés, por facilitarnos sus homilías de esta semana de Pascua. Pasé con mi familia la Semana Santa en Tapias de Casariego. Fui allí en busca de una tranquilidad que en mi parroquia no encontraba y la verdad es que ha sido todo un regalo del Señor poder disfrutar de Tapias, de su mar y de sus paisajes pero también de su parroquia y su párroco. Experimenté los frutos del Señor: la paz, la alegría de la Resurrección, la gratitud por mi familia y por todos los regalos que me da la vida, la comunión con hermanos que sin conocerme de nada me ofrecen su mano tendida, su sitio en el coro, su agua bendita y su sonrisa… Fue providencial. Puedo decir que me encontré con el Señor vivo gracias a usted y a su parroquia.
Cada día de esta semana he consultado ansiosa su blog en busca de las homilías diarias para reencontrar la paz que allí sentí. Escuchar esta mañana sus palabras y sus enseñanzas ha sido muy gratificante. Así que esté tranquilo, que bien puede calificarse como “El sacerdote, que predica a Jesucristo”.
Desde Toledo, ¡Felicidades y Gracias¡ Le ruego que transmita esta felicitación y agradecimiento a todas las personas que colaboran con usted y lo mismo rezan el vía crucis, que imparten la Comunión o barren la iglesia. ¡Que el Señor les acompañe¡
Ana I. Mendoza

Andrés Pérez Díaz dijo...

Muchas gracias a ti. También a mí me alegró un montón conocerte, a ti y a tu familia. Sentí cómo los feligreses de mi parroquia os acogían y os sentías acogidos. Vuestro caso lo conté a otras personas en Oviedo y lo puse como ejemplo de la acción maravillosa de Cristo Vivo y Resucitado en su Iglesia cuando le dejamos hacer.
Dios os bendiga y aquí tenéis vuestra casa.