jueves, 2 de abril de 2015

Domingo I de Pascua (B)



5-4-2015                                DOMINGO I DE PASCUA (B)
Homilía en vídeoHAY QUE PINCHAR EN EL ENLACE ANTERIOR PARA VER EL VIDEO.
Homilía de audio del domingo I de Pascua en MP3
Homilía de audio de la Vigilia Pascual en MP3
Queridos hermanos:
“VIO Y CREYÓ”
            Un año más hemos llegado a la Pascua. Cristo Jesús, el que padeció, murió y fue sepultado, HA RESUCITADO. No es que haya vuelto de nuevo a esta vida, como Lázaro, para después morir de nuevo. El que Cristo haya resucitado quiere decir que ha salido de este mundo terrenal y ha entrado para siempre en el ámbito de Dios Padre.
            En las lecturas de hoy se nos dice por parte de Pedro que a Jesús “lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo”, sino a algunos testigos. ¿Por qué sólo a algunos? En el evangelio se dice de S. Juan que entró en el sepulcro vacío, que vio las vendas por el suelo y que “vio y creyó”. ¿Por qué unos ven y otros no ven, por qué unos creen y otros no creen? Esto es un gran misterio. No obstante, yo he encontrado una explicación, que es parcial, pues puede servir sólo para algunos casos concretos. Veréis: apariciones de ángeles y el sepulcro vacío lo vieron, tanto los apóstoles y las mujeres que seguían a Jesús, como los soldados que custodiaban el sepulcro y los sumos sacerdotes. A aquéllos, con lo que vieron, les bastó para creer; pero éstos, a pesar de ver, no creyeron y simplemente se quedaron con la historia inventada por ellos mismos de que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús por la noche para luego decir que había resucitado.
Por lo tanto, se puede ver y no creer, y se puede ver y creer:
a) Uno ve y no cree cuando no está dispuesto a abrirse a la acción maravillosa de Dios, cuando tiene tantos prejuicios que no acepta nada nuevo: nada que no entre por donde él quiere y desea. Uno ve y no cree cuando no está dispuesto a cambiar su vida y su mentalidad.
Recuerdo que, hace años y durante la Cuaresma, fui a ver la película de la Pasión de Mel Gibson. Al terminar el pase de la película todos en la sala de proyección estábamos bajo ‘shock’ por las escenas tan terribles que habíamos visto. Esto era el común denominador de todos los que estábamos en aquel lugar. También me fijé en que esto mismo había sucedido a los que salieron de la sala  con la proyección anterior. Todos salíamos impactados, pero ¿había alguna diferencia entre los que vimos la película? Sí, el ver y no creer, y el ver y creer. Me explico: A los pocos días de haber visto esta película me llamó por teléfono una madre y me dijo que había llevado a sus hijos al cine para ver esta cinta y comenzar así la celebración de la Semana Santa con una buena disposición de ánimo, pero algunos de sus hijos, después de ver la Pasión y después de asistir a los cultos en la parroquia…, se fueron la noche del Jueves Santo de juerga y volvieron el Viernes Santo a las 7,30 de la mañana a casa y el Sábado Santo parecido… Por lo tanto, me contó entonces aquella madre que iba a reunir a todos sus hijos todos a la hora de comer del Domingo de Pascua para comentarles y preguntarles de qué les servía su fe, si se seguían comportando como si nada hubieran visto, como si nada creyeran[1], ya que ella pensaba que estos días eran para vivirlos de un modo especial y no como un fin de semana más o como unas vacaciones más.
b) Uno ve y cree cuando está abierto a Dios: a lo que Él le pida, a lo que Él le ofrezca, a lo que Él le dé, a que le ame, a que le perdone... Para estar abierto no basta con decirlo y ya está. No, hay que prepararse. ¿Cómo podemos prepararnos para ver y creer? Ante todo hemos de decir que la fe (el creer) es un regalo de Dios, pero también es cierto que podemos disponer nuestro espíritu para acoger el regalo de la fe. ¿Cómo? 1) Mediante la oración diaria; 2) rechazando en nuestra vida diaria los vicios, los defectos y los pecados; 3) haciendo lectura frecuente de cosas espirituales; 4) practicando las diversas virtudes, sobre todo en el amor a los que nos rodean. Quien realiza esto, tiene la disposición necesaria para reconocer el paso de Jesús por su vida, es decir, para tener la gracia inmensa de ver y poder creer.
            ¿Qué han de hacer aquellas personas que ven y creen? Veamos lo que hizo Pedro y los apóstoles: a ellos Jesús les encargó predicar la resurrección al pueblo, y añade Pedro en la primera lectura que “el testimonio de los profetas es unánime: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados.” Sí, cualquiera que ve y cree sabe que sus pecados están perdonados, pero también siente que sus pecados están perdonados y que empieza una nueva vida. Así os lo deseo en el día de hoy.
¡¡Felices Pascuas de Resurrección!!

[1] En una novela de J.L. Martín Descalzo sobre la Guerra civil española, hay un diálogo entre un teniente del ejército nacional y un sacerdote recién ordenado, que acaba de ser salvado de manos de los ‘ro­jos’ por el teniente. El sacerdote trata ahora de salvar a los ‘rojos’ que van a ser fusilados y, en la conversación que mantienen, el teniente le dice al sacerdote: “Usted parece creer que todas las ideologías son como la cristiana, en la que tú puedes creer en Dios y vivir como si no creyeras” (pg. 226, de la novela Lobos, perros y corderos, Ediciones Destino, colección áncora y delfín, volumen 529, Barcelona 1978).

9 comentarios:

Feli dijo...

El martes me fui a confesar,y os digo que siento una felicidad tan inmensa que me envuelve.Gracias Jesús por darme ese Don de creer en Ti.Que tú muerte en la cruz nos sirva a todos para una conversión de cambio profundo.Perdona cuando te afenda, soy humana,pero quiero que sepas que te quiero mucho y me haces feliz.

Ana dijo...

Buenos días ....... Después de estar fuera hoy me he podido comunicar ..para saludar ...pues a Dios gracias he seguido con las lecturas de tus homilias ...y me han o mejor dicho nos han acompañado en estas mini vacaciones que nos hemos tomado con mi esposo e hija ....pues viajamos a 1400 km de casa y gracias al word las pude leer .... En familia .... En estos días de reflexión nos hemos propuesto no actuar como el cerdo ..la vaca etc ... Sino estar atento lo que otro necesita de nosotros ... Sin importar si es conocido o no ....... Tu cuento ha sido tan claro .......
Y hoy jueves Santo .... Estaré en familia ..... Iré a la capilla y con mucha humildad en mi corazón solo pediré "Estate Señor....... Llévame de tu mano ...mouse pongo mi vida y alma en tus manos ...."
Un abrazo muy grande ......te pido Andrés que ores por mi esposo pues en estas vacaciones ha sufrido un síncope del cual se ha recuperado ..pero todo fue tremendo ... Mucho temor al estar tan lejos de casa ..etc El a Dios gracias se recuperó sin secuelas ahora estamos haciendo los estudios de porque ha pasado....pero mi hija y yo hemos quedado como felpudo ....nos sostuvo la Fe y la Oracion .....gracias

Andrés Pérez Díaz dijo...

Sí, Any. Lo encomendaré en el día de hoy ante el altar del Señor.

Ana dijo...

Gracias de corazón ! Doy gracias a Dios te haya puesto en mi camino

Mary dijo...

Eestos dias me encuentro fuera de mi tapia querida pero estoy con mis hijos y nietos del alma ,tengo motivos por la pérdida de mi marido para estar muy triste porque el era todo para mi ,pero hermanos ,DIOS me ha dado el regalo mas grande que un ser humano puede tener ,que es la fe en nuestro señor JESUCRISTO .EL me ayuda a seguir adelante y me da muchisima paz una paz tan grande que solo DIOS puede dar.Hermanos¿como puedo agradecerle aJESUS este regalo de la fe? .Os deseo de todo corazón que en el día de resurrección resucite en todos nosotros y así seremos muy felices todos con el señor .Que así sea un abrazo muy grande

Anónimo dijo...

Ana y Mari, creo que la oración de este querido Blog está con vosotras y vuestras situaciones dolorosas pero llenas de Fe y confianza en el Señor.
Y en esa Fe, Resucitaremos.

Esperanza dijo...


Esperanza dijo...

En éstos días de Semana Santa me siento con mucha paz, puede ser por dos razones, una porque he podido ir a todos los actos de la iglesia que por una cosa o por otra no podía ir y la segunda que Dios nos puso a D. Andrés en nuestro camino, él nos enseña a conocer a Jesús y a orar, nos hacía falta. Que Dios lo deje con nosotros muchos años, lo necesitamos. Gracias D. Andrés y que Dios lo bendiga.PAZ PARA TODOS.

Chony dijo...

Tras las celebraciones de estos días, la escucha de la Pasión de nuestro señor Jesucristo, y después de haberla visto en la película, creo que nada puedo añadir. El silencio es mas elocuente en estos momentos.
Hoy, día de soledad, de angustia, de sagrarios vacíos, sólo puedo hacer lo que María; guardar todas estas cosas en mi corazón, y como ella, poder decirle al Señor: Aquí estoy.
Muchas gracias a D. Andrés, por tanto dedicación y entrega; por tanto servicio prestado. ¡Que Dios le bendiga!
A todos vosotros ¡¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!!

Chony dijo...

CRISTO HA RESUCITADO, ALLEUYA.
Domingo de Pascua, Día de alegría, de gozo, de ser conscientes de que es verdad todo lo que se nos ha dicho: Cristo ha vencido a la muerte, a la suya y a la nuestra; ha entregado su vida para borrar nuestros pecados, y darnos acceso a la Vida eterna; sí, cuando me muera, pero, y ahora? como puedo decir que tengo vida eterna si estoy enferma, si mi marido no tiene trabajo, si mis hijos son alcohólicos, si fuman.., si mi suegra me hace la vida imposible, etc.pues hermanos yo soy testigo de que aún con estos problemas, Jesús está a nuestro lado, arrimando su hombro, y cuidando de una forma especial de ti, concediéndote la gracia de poder vivir todo esto, en paz y con esperanza; que la cruz nos lleva a la vida; Jesús ha muerto en ella, y hoy está resucitado, vivo, dando sentido a nuestros sufrimientos. Y soy testigo porque lo he vivido y lo vivo, pero El me da la paz.
He vivido una vigilia Pascual, preciosa; por la gracia de Dios, había mucha mas gente joven y niños, que gente mayor. Fue una Pascua alegre y llena de esperanza, donde tantos jóvenes nos daban su experiencia del encuentro con el Señor; del combate diario para seguir siendo fieles a aquel que los escogió, y los llamó por su nombre, para militar en sus filas. Se fiaron, vieron y creyeron. Loado sea Dios.
Es un día gozoso, para dar gracias y bendecir al Señor, que nos invita a vivir durante cincuenta días, esta alegría, esta esperanza, este Amor sin medida.
Que razón tiene D. Andrés!! cuanta gente al ver pasar las procesiones, hacen gestos, y profieren palabras despectivas, cuando menos; a mi molesta mucho, pero me da pena; no tienen ni idea de lo que se están perdiendo. Vivir con Cristo y de Cristo, es algo inenarrable.
Queridos amigos, que el Señor os conceda vivir con la alegría de la Pascua todo este tiempo; tratando de VER y creer.
D. Andrés, Muchas gracias por tanto, Que Jesús resucitado le bendiga siempre.
BENDITO SEA DIOS