viernes, 10 de septiembre de 2010

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario (C)

12-9-2010 DOMINGO XXIV TIEMPO ORDINARIO (C)

Ex. 32, 7-11.13-14; Slm. 50; 1 Tim. 1, 12-17; Lc. 15, 1-32

ORACION (I)



Homilía de audio en MP3

Queridos hermanos:

Ya en otras ocasiones os he hablado de la oración, pero veo conveniente repetir lo dicho entonces. Lo que diré a continuación no está cogido de los libros, salvo de la Biblia, sino de mi propia experiencia y de la experiencia de otras personas. Cada uno debe descubrir su propio camino de oración (el que Dios nos ha marcado para cada uno), aunque el camino de los otros nos puede servir de orientación. Además, toda vida cristiana y religiosa, o está fundada en la oración o no es vida cristiana ni religiosa. Y es que la oración es el medio ordinario de comunicación con Dios. Nadie puede ser cristiano sin una oración diaria, tranquila, seria, reposada, de escucha... Una vida cristiana sin oración se convierte en una ideología o en unos ritos vacíos o en la más espantosa de las mediocridades.

El evangelio nos presenta a Jesús continuamente orando, de noche y de día. Antes de hacer algo importante Jesús oraba: * oró 40 días antes de iniciar la vida pública, * oró en el Bautismo (Lc. 3, 21), * oró antes de elegir a los doce apóstoles (Lc. 6, 12), * oró antes de enseñar el padrenuestro (Lc. 11, 1), * oraba después de un día agotador de trabajo apostólico, * oraba antes de iniciar un día agotador de trabajo apostólico, * oró en la transfiguración (Lc. 9, 29), * oró en Getsemaní antes de su pasión, etc.

Cristo dice que Él es el camino, la verdad y la vida, que nadie va al Padre si no es por Él. Pues bien, para llegar a Dios Padre tenemos que hacerlo a través de Cristo, pero para llegar a Cristo hemos de hacerlo a través de la oración (junto con otras cosas: Biblia, sacramentos, amor a los prójimos y a los enemigos, etc.). La oración nunca puede faltar. Esto lo sabían los santos y en todos ellos encontramos la oración. Por ejemplo, en los conventos de carmelitas de Sta. Teresa de Jesús hay una frase que dice: “En esta casa hablamos con Dios o de Dios”.

Antes de empezar a deciros cosas prácticas sobre la oración hemos de conocer algunas premisas muy importantes y hemos de procurar en nosotros mismos unas actitudes, sin las cuales no podrá haber auténtico contacto con el Señor a través de la oración.

PREMISAS:

1) Se ha de distinguir entre rezar y orar: *Rezar consiste en la recitación de plegarias compuestas por otros como el Ave María, el Padre Nuestro, el Rosario, el Credo… En estos casos –en que rezamos- hemos de procurar que nuestra mente marche al unísono con lo que dicen nuestros labios, y que nuestro corazón marche al unísono con lo que dicen nuestros labios y lo que piensa nuestra mente. Es lo que se conoce por rezar con atención y con devoción. * Por otra parte, orar puede entenderse como el diálogo que tenemos con Dios a través nuestras propias palabras en que comentamos nuestras cosas a Dios, o le pedimos, o le damos gracias, o le alabamos, o meditamos sobre algo que hemos leído o sobre algo que nos ha pasado, pero sobre todo hemos de tener en cuenta que… (pasamos al segundo punto)

2) La oración no es algo que se hace, sino que se recibe… de Dios. Ir a la oración es ponerse a mendigar, a pedir (“El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, pues nosotros no sabemos orar como es debido, y es el mismo Espíritu el que intercede por nosotros con gemidos inefables” [Rm 8, 26]). Yo no oro, es Él quien ora en mí. La oración auténtica y plena es la que Dios mismo nos da. Él ya sabe todo lo nuestro; no tendríamos que decirle nada, no tendríamos que pedirle nada. Nosotros no sabemos, Él sí sabe, por eso tenemos que escucharlo. La oración es sobre todo escucharle a Él, es recibir de Él. Lo dicho en el punto primero es preparatorio para este segundo punto: rezamos, meditamos, pedimos y damos gracias para preparar nuestro espíritu, para sosegar nuestro ser: nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu para recibirlo a Él. Por eso, caminamos en la verdadera oración cuanto más callamos, cuanta más capacidad de silencio y de recogimiento tenemos. callamos, cuanto m la verdadera oraci cuerpo, nuestra mente y nuestro espos gracias para preparar nuestro espamos o

3) Hemos de orar en todo momento, o por mejor decir, hemos de recibir y estar abiertos a la oración (a Dios) en todo momento, incluso cuando dormimos. Al principio la haremos unos determinados minutos, pero, cuanto más inserta está la oración en nuestra vida, más nos daremos cuenta que brota de nosotros y en nosotros en cualquier momento.

ACTITUDES:

1) Una de las actitudes que debe tener el orante es la constancia. Importa ponerse en oración todos, todos los días, aunque sea simplemente unos minutos, aunque sean dos minutos. Con la constancia lograremos habituar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu a un orden, y lo someteremos a nuestra voluntad para no ser esclavo de nuestros impulsos de pereza, de desidia… de los pecados capitales. Posteriormente someteremos nuestro entero ser a Dios.

2) Otra actitud necesaria es la confianza. Vemos que ésta es muy importante en la oración de Jesús: su certeza total y absoluta de ser escuchado (Mt. 7, 7-11)[1]. Esta certeza es fuente, origen y condición de la oración. Aquel que no confía en ser escuchado no ora. Jesús confiaba totalmente en esta escucha de su Padre y por ello oraba.

3) La esperanza es condición para orar, es actitud necesaria para orar, pero también es fruto de la misma oración. Los judíos llaman a Dios Adonai: Señor, Elohim: el Otro, Yahvé: Yo soy el que soy, el que existo. Los judíos tenían y tienen miedo a Dios. No pueden ver su rostro, porque si no se mueren (película de Indiana Jones y el Arca perdida en una escena al final en que mueren todos los que no cierran los ojos al abrir el Arca de la Alianza). Pero Jesús nos enseña que Dios es papá, papaíto, papi querido. Jesús se sentía profundamente Hijo de Dios y con confianza oraba, se comunicaba con El. En el tiempo que vivió en Nazaret oculto, muchas veces se apartaba a los montes cercanos a orar en soledad y allí fue descubriendo que Dios no es el terrible, sino el papá, su papá. Por eso, para nosotros, los cristianos, Dios es Padre, papaíto. Esto no es una idea, esto hay que sentirlo en la propia carne. Hay que sentirse querido por Dios. Hasta que uno no perci­be esto no puede orar ni ser auténtica y profundamente cristiano. Por todo ello, el cristiano que sabe que Dios es Padre vive en la esperanza radical de la bondad de este mundo, de un mundo nuevo (Reino de los cielos) que vendrá, de que el amor divino lo transforma todo y es todopoderoso.

4) La humildad es la última actitud en la que hoy voy a fijarme. No puedo ir ante Dios de igual a igual. Él es Dios, yo soy criatura caduca; Él es rico en bondades, yo soy pobre y miserable; Él es santo, yo soy pecador; Él es Padre, yo soy hijo; Él ama, yo soy amado y enseñado a amar.



[1] “Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y os abrirán. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama le abren. ¿Acaso si alguno de vosotros su hijo le pide pan le da una piedra?; o si le pide un pez, ¿le da una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan!”

6 comentarios:

Ana dijo...

Muchas veces los apuros de estos tiempos nos sacan la paz y nos perdemos del mejor camino que es la oracion ..lo digo pues a mi me paso .. hace un tiempo ..sentia un vacio dentro mio y no sabia que era lo que pasaba .. A Dios gracias encontre el camino .. que El Señor me puso por delante .. me encontre con un taller al cual fui invitada .. era el Taller del Padre Ignacio Larrañaga " ..ese taller hizo grandezas en mi espirirtu .. y alli comprendi que el vacio era mi falta de oracion ... profunda ..
Paso a contarles .. con lo cual empece y hasta el dia de hoy ya mas de 12 años ... es algo para mi muy importante .. Todos los dias me tomo un retiro ..casi siempre es a las 15 hotas me pongo en un lugar donde se que nadie me molestara .. enciendo una pequeña vela .. y ruego que el espiritu Santo se presente ..para darme paz .. y me ayude a orar .. al principio rezo mis oraciones y un Rosario para nuestra Madre .. luego termina la oraicon con una charla mas informal ... Saben despues de ese momento ,. soy otras persona .. estoy llena de paz .. y eso lleva armonia a mi entorno ..y todas las noches me duermo rezando dando gracias a Dios .. y pidiendo proteccion para los seres que amo .
Disculpen la lata ..pero me parecio lindo contarles .. Que tengan un lindo fin de semana en la paz del Señor

Pepitina dijo...

Hola amigos, nuevamente a través del Blog del P. Andrés compartimos nuestra Fe.¡qué alegría!
¡Preciosa homilía, Pater! Me encanta escuchar sobre la oración; es algo que desde siempre me atrajo . Puedo encontrar temas espirituales importantes e interesantes, pero…como alguno de ellos me sugiera la oración, será el primero que lea.
Son muchos los creyentes -o más bien personas religiosas- que no oran si acaso rezan y lo encuentran suficiente; si escuchasen estas palabras de la homilía:"Nadie puede ser cristiano sin una oración diaria, tranquila, seria, reposada, de escucha...", se asombrarían muchísimo, pues para ellos ésto no sólo les resulta novedoso, sino imposible. Incluso les sentaría mal,que no se les considerasen "cristianos" por el hecho de no orar.
Alguna vez hablando sobre la necesidad y "obligación" de orar (es justo y necesario hacerlo),con mis hijos les digo que hemos de hacerlo simplemente, porque Jesús lo hacía..y sus seguidores hemos de seguir sus huellas. Suelen acoger esta razón que les doy, al menos no protestan.
Cuando estoy muy cansada por la noche, o un sufrimiento o problema intenta quitarme la Paz del Señor, acudo al Rosario. Las Avemarías, a media voz, van saliendo lentamente de mi corazón y ese Misterio que contemplo, es como si lo leyese en el Evangelio. La cercanía de la Virgen, Madre de Dios, es un remedio en tantos momentos. Ese rosario rezado con atención y devoción, como subraya el P.Andrés en la homilía, ¡cuánto agrada a Jesús y a Su Madre!
Cuando hace unos años escuché por primera vez que:"La oración no es algo que se hace, sino que se recibe… de Dios.", me sorprendió inmensamente y a la vez sentí un gozo tremendo; ahora cuando comparto con alguien sobre este tema y lo digo, se sorprende tanto como yo entonces... y es que,todos los temas que nos vienen sobre lo esencial de nuestra Fe, hemos no sólo que entenderlos y vivirlos, sino también trasmitirlos y enseñarlos a otros, como un día hicieron con nosotros. Es una Obra de Misericordia: Enseñar al que no sabe.
Y,¡cuánto aprendemos a través de nuestro Blog!
Gracias, Pater. Tus homilías nos ayudan a profundizar y reavivar nuestra Fe.
Buena semana para todos.

Anónimo dijo...

Querido D. Andrés, ya me preparo con ilusión para la próxima homilía sobre la oración, la de este domingo, ha sido una catequesis sublime, núnca es suficiente lo que conozco sobre la oración, cada vez que habla del tema, siento que todavía tengo mucho camino por recorrer, pero haciéndolo de su mano, seguro que aumentarán los beneficios que percibo ya en la actualidad. Mi relación con el Señor, se parece más a la que nos hablá de Papá, es algo necesario en mi vida, no puedo levantarme y recibir el nuevo día, sin darle las gracias por toda mi vida, y por los seres maravillosos que puso en ella, y también por los que no lo han sido tanto, de todos se aprende, y al terminar la jornada, también es imprescindible, además de mis rezos habituales, tener ese momento de encuentro sosegado con el Señor, y de alabanza a su Madre. Muchas veces el cansancio me vence, pero no recuerdo, que haya dejado de dar gracias a Dios, por el día que se ha ido.
Que el Señor le siga bendiciendo, esta Diócesis tiene en D. Andrés, un verdadero regalo de la Divina Misericordia, no es de extrañar que el rebaño de sus ovejas en la misa de las 11 en la Catedral, vaya creciendo de manera notable, cuando desgraciadamente otras Iglesias se vacian. Pidamos coherencia a nuestros sacerdotes en todos sus actos, y así se verán los frutos. ¡Gracias Señor por enviarnos el regalo de tener un Pastor como D. Andrés!
Un fuerte abrazo a los hermanos del blog.

Ana dijo...

Andres .. aqui estoy nuevamente .pues necesito de ti y de los que se puedan unir a este pedido .. Este jueves 16 operan nuevamente a la madre de una amiga de mi hija ... ella es hija unica hace 8 meses fallecio el padre .. y al poco tiempo a su madre se le presento un tumor en la cabeza...el cual fu extirpado ..pero ha quedo mal .. con la cara tieza .. sin habla etc .. por ello vuelven a intervenirla el dia jueves .. su nombre es Aida ..tiene 57 años . te pido a ti y a quien quiera que la tengan a Aida en su oracion ... para que el Señor decida lo que es mejor ... Me atrevo a hacerlo aqui pues se que el poder de la oracion es inmenso ... y que si muchas almas se unen en oracion .. Jesus se hace presente .. Muchas gracias ..y sepan perdonar mi atrevimiento
Que Dios los bendiga ¡¡

Andrés Pérez Díaz dijo...

Ana, en la Misa de mañana la encomiendo a fin de que la voluntad sanadora de Dios se cumpla en ella y en su hija.
Un abrazo y la bendición de Dios.

Anónimo dijo...

Me encantó la homilia del domingo pasado, sobre la ORACION y espero con gran interes los otros tres domigos, que Dios te lo page.