viernes, 18 de septiembre de 2009

Domingo XXV del Tiempo Ordinario (B)

20-9-2009 DOMINGO XXV TIEMPO ORDINARIO (B)
Sb. 2, 12.17-20; Sal. 53; Sant. 3, 16-4, 3; Mc. 9, 30-37

Homilía de audio en MP3
Homilía de audio en WAV
Queridos hermanos:
- Al inicio del evangelio de hoy hemos escuchado cómo Jesús decía a sus discípulos: “El Hijo del Hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará”. Con estas palabras Jesús anuncia lo que va a pasar con él y lo que le van a hacer. Asimismo en la primera lectura se dice: “Sometamos al justo al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza. Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará”. El martes pasado celebrábamos Nuestra Señora de los Dolores; en la Liturgia de las Horas, concretamente en el oficio de lectura de ese día leíamos unas palabras de san Bernardo: “El martirio de la Virgen queda atestiguado por la profecía de Simeón y por la misma historia de la pasión del Señor. ‘Éste –dice el santo anciano, refiriéndose al niño Jesús– está puesto como una bandera discutida; y a ti –añade, dirigiéndose a María– una espada te traspasará el alma’. En verdad, Madre santa, una espada traspasó tu alma. Por lo demás, esta espada no hubiera penetrado en la carne de tu Hijo sin atravesar tu alma. En efecto, después que aquel Jesús hubo expirado, la cruel espada que abrió su costado no llegó a tocar su alma, pero sí atravesó la tuya. Porque el alma de Jesús ya no estaba allí, en cambio la tuya no podía ser arrancada de aquel lugar. Por tanto, la punzada del dolor atravesó tu alma, y, por esto, con toda razón, te llamamos más que mártir, ya que tus sentimientos de compasión superaron las sensaciones del dolor corporal”.
Recuerdo haber escuchado hace tiempo la siguiente anécdota del Papa Pío XII. Sucedió que hacia 1956 hubo en el Vaticano una concentración de jóvenes de Acción Católica. Tuvieron una audiencia con el Papa y en un determinado momento los jóvenes empezaron a gritar que estarían dispuestos a dar su sangre por la fe en Cristo. A lo que el Papa les respondió que el martirio de sangre estaba destinado para muy pocos, pero que se conformaba que todos ellos fueron “mártires de la perseverancia”. Es decir, que con el transcurrir de los años, con los achaques de la edad y los problemas de la vida, ellos siguieran siendo fieles a Cristo Jesús. Esto es lo que significaba ser “mártir de la perseverancia”. ¿Cuántos de aquellos jóvenes que gritaban enfervorizados al Papa en 1956 habrán perseverado en su fe? Esta realidad la experimentamos en nuestras propias carnes. En un determinado momentos somos capaces de decir o hacer cualquier cosa por Dios y por la Iglesia. Lo difícil es mantener eso a lo largo de los años y de la vida, y en toda clase de circunstancias.
- Las palabras anteriores me sirven para hablaros hoy del martirio. El término “mártir” originariamente significaba “testigo”. Pero en la terminología teológico-cristiana este mismo término, ya desde los SS. II-III, designaba a una persona que había dado testimonio en favor de Cristo y de su doctrina con el sacrificio de su vida. Este uso está ya atestiguado en el NT (Hch. 22, 20; Ap. 2, 13; 6, 9; 17, 6). Es decir, en la Iglesia se dio una restricción del significado de “mártir”. En el S. IV se distingue entre confesor de la fe y mártir de la fe: los primeros son los que han sufrido por la fe, pero sin llegar a la muerte y lo segundos son aquellos que han dado su vida por la fe hasta la muerte. En el Catecismo de la Iglesia se dice: "El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe; designa el testimonio que llega hasta la muerte. El mártir da testimonio de Cristo, muerto y resucitado, al cual está unido por la caridad. Da testimonio de la verdad de la fe y de la doctrina cristiana. Soporta la muerte mediante un acto de fortaleza".
Algunas características del martirio:
1) “Martirio” designa la muerte de un cristiano sufrida por la fe.
2) Cuando se dice “morir por la fe”, se puede tratar de la fe en toda la Revelación, en un dogma particular, o también por negarse a faltar contra un mandamiento (por ejemplo, contra la justicia o contra la castidad [carmelitas de Guadalajara en la guerra civil española]).
3) El martirio de los cristianos está enteramente basado en la muerte de Cristo y en su significado. El martirio es don de Dios antes que acción del cristiano. Nadie puede ser mártir, dar la vida por Dios y por su fe, si El no se lo concede. La fe y todo lo que ella conlleva no se basa en nuestras propias fuerzas, sino en Dios.
- Después de dicho todo esto, quisiera decir algunas palabras sobre la idea expresada por Pío XII. Efectivamente, muy pocos de nosotros vamos a dar nuestra vida física, nuestra sangre por la fe en un martirio como se ha descrito más arriba, pero lo que Dios nos pide ahora a todos nosotros es el “martirio de la perseverancia”. Recordad que mártir significa testigo. Por tanto, hemos de estar dispuestos a dar testimonio de Cristo con nuestra muerte y con nuestra vida, con nuestras palabras y con nuestras acciones. Veamos esto de un modo más claro:
- Ante tanta desidia y abandono de la fe y del amor a Cristo y a su Iglesia, nosotros hemos de ser fieles por encima de perezas, cansancios, ridículos, apatías, incomprensiones… Cristo siempre es fiel con nosotros. Unos ejemplos sencillos: ¿Por qué, cuando se va de vacaciones con amigos o se sale un fin de semana, si hay alguno no creyente, se pierde por parte de los creyentes la Misa o no se dice nada de ir a Misa en domingo? ¿Por qué, cuando se casa un joven creyente con uno no creyente o no practicante, el primero deja su práctica religiosa y tiene más fuerza el segundo, por qué arrastra más el segundo?
- Ante tanta cobardía y egoísmo donde cada uno va a lo suyo, un cristiano debe ser valiente para defender a Dios, a su Iglesia y a los más débiles… sin importarle las consecuencias negativas para sí de sus actos.
- Ante tanta falta de honestidad, un cristiano ha de ser honrado con lo suyo y con lo de los demás, en la calle y en la empresa en donde trabaja. Recuerdo que hace tiempo a un cristiano le propusieron para que se pusiera como encargado al frente de un supermercado de la empresa. Enseguida le vinieron a ofrecer comisiones sustanciosas, si compraba tales productos y no otros. A lo que el cristiano contestó que la comisión que iban a darle a él, lo rebajaran del precio del producto y, por supuesto, no aceptó dicha propuesta.
- Ante tanta ira y falta de perdón, un cristiano debe ser un hombre de paz y de perdón constante. Esto se debe dar en las relaciones familiares, laborales, a la hora de repartir los bienes de una herencia, etc.
Tener este tipo de actuaciones y por amor a Cristo y conforme a lo que pide la conciencia supone para mucha gente un sufrimiento, un perder fama, dinero, tiempo, sueño, etc. Recordemos lo que os leía al principio de la homilía del evangelio y de la primera lectura. Quien hace en su vida todo lo que acabo de decir y otras cosas, se convierte en un mártir o testigo de la fe en Jesucristo. Y necesitamos en el día de hoy a muchos testigos. Además, hemos de recordar las palabras de Tertuliano, cristiano de los primeros siglos: "Cada vez que nos matan nos hacemos más numerosos; la sangre de los cristianos es una semilla de nuevos cristianos".
Publicar un comentario