viernes, 10 de julio de 2009

Domingo XV del Tiempo Ordinario (B)

12-7-2009 DOMINGO XV TIEMPO ORDINARIO (B)
Amós 7, 12-15; Sal. 84; Ef. 1, 3-14; Mc. 6, 7-13

Homilía en audio en MP3
Homilía de audio en WAV

Queridos hermanos:
- Nos cuenta el evangelio de San Juan que, estando preso Jesús de los judíos, lo llevaron a Pilatos para que éste lo condenara a muerte. Entre Jesús y Pilatos tuvo lugar un diálogo. Aquél le decía en un determinado momento: “Todo el que pertenece a la verdad escucha mi voz”. A lo que Pilatos replicó: “¿Y qué es la verdad?” (Jn. 18, 37a-38b). En efecto, ¿podemos hoy afirmar que hay “verdad” en este mundo, o más bien que hay “verdades”, o también hemos de decir que cada uno tiene su verdad y que todo depende del cristal con el que se miren las cosas? ¿Podemos decir que la verdad de hoy puede ser la mentira de mañana y viceversa? En definitiva, nos preguntamos como Pilatos: “¿Y qué es la verdad?” Esta pregunta tiene plena actualidad en el día de hoy: los programas políticos se hacen en base a encuestas de lo que piensa la mayoría o de lo que es políticamente correcto, pero no en base a lo que resulta mejor para el bien común o a lo que es verdad; en las relaciones de pareja, lo que vale para hoy puede no valer para mañana. Nada es estable ni firme, sino que todo es cambiante.
Me planteo este tema sobre la verdad en el día de hoy por dos hechos que me han pasado esta semana: 1) Una persona me ha comentado que en las misas de su parroquia, sobre todo si son de funerales, hay mucha más gente asistente. Esta persona ve que dicha gente contesta a las oraciones de un modo mecánico, o está callada, pero vive todo aquello como un rito vacío o aburrido, como una rutina, como algo que está muerto y hay que hacer, pero que no dice nada a nadie ni da vida. Esta persona dice que querría gritar a todo el mundo que lo que allí se vive es cierto, es Vida; quería gritar que Dios está entre ellos, entre nosotros, pero se siente incapaz. Las veces que lo ha intentado, la gente se queda fría e indiferente, y la consideran como una loca o fanática. Yo le he contestado que hace pocos años ella era igual que esa gente, pero Dios ha tenido misericordia de ella; Dios le ha dado su luz, le ha hecho percibir su presencia, y tiene todos estos dones sin que ella lo merezca. Además, le he dicho que lo mismo que Dios ha tenido paciencia con ella durante tanto tiempo, también ella ha de tener paciencia con los demás; cada uno tenemos nuestro momento y nuestros carismas, y la respuesta del hombre a los dones y regalos de Dios es libre, para aceptarlos o rechazarlos, para cogerlos o dejarlos de lado.
2) Una señora mayor me decía muy angustiada que ve muy cercana ya la hora de su muerte. Ella mira para atrás y se da cuenta de que ha sido una egoísta redomada, que ha vivido sólo para sí, que ha pasado por encima de su propia familia (padres, marido, hijos), que ha utilizado y manipulado a otras personas, que ha puesto los dones y cualidades que Dios le ha dado para su exclusivo uso y provecho personal. Esta persona me dice que tiene sus manos completamente vacías, que ha perdido la vida miserablemente, que ahora no puede reparar tanto daño, tanta omisión, como ha hecho a lo largo de toda su vida. Me pregunta que qué puede hacer, que si realmente Dios existirá y si será misericordioso. A todo esto yo le contesté que Dios, durante toda su vida, ha estado actuando sobre ella de un modo respetuoso y amoroso para que cambiara su vida, pero ella hizo en muchas ocasiones caso omiso de Dios. También le he dicho que su visión negativa de toda su vida es consecuencia de todos sus errores, pecados y omisiones, pero también es fruto de la depresión y, además, es una tentación de Satanás[1], puesto que esta persona también ha tenido cosas buenas y, de hecho, le enumeré unas cuantas. Finalmente, le he dicho que no puede cambiar su vida del pasado, pero que sí puede ser dueña de lo mucho o lo poco que le quede en la tierra, y aquí y ahora sí que puede vivir para Dios y para los demás, dentro de su enfermedad, de su edad y de sus limitaciones. Asimismo le he dicho que, de todas formas, Cristo ha muerto en la cruz y ha derramado su sangre por todos sus pecados: por los que ha cometido desde que nació hasta esta semana y por los que cometerá desde esta semana hasta que exhale su último aliento.
¿Qué tienen que ver estos dos hechos con la “verdad”? 1) La verdad es verdad independientemente de que los demás la aceptemos o la creamos. No por mucho gritarla, como la primera persona, es más verdad. No por mucho callarla es menos verdad. Dios es Dios, aunque nos declaremos todos agnósticos o ateos. Jesucristo es “el camino, la verdad y la vida” (Jn. 14, 6), aunque nosotros lo aceptemos o lo neguemos. 2) Si no vivimos en la verdad, sino que vivimos en el egoísmo o en lo que nos conviene, esto más tarde o más temprano nos pasará factura, como a la segunda persona. Cuando una relación de matrimonio, de pareja, de amistad… no se vive en la verdad, esa relación no dura o no da vida. Cuando la relación con Dios no está basada en la confianza absoluta, en el amor entregado, sino que es interesada… eso pasa factura. Ya lo decía San Pablo: A Dios no se le engaña.
- Y después de esta larga introducción paso a comentar un poco la segunda lectura de San Pablo. Dice él: “¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales!” Pues bien, lo creamos o no, lo aceptemos o no, lo experimentemos o no, esto es VERDAD: Dios Padre nos ha dado a través de su Hijo querido Jesucristo toda clase de bienes espirituales y celestiales.
* “El nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante el por el amor”. Antes de que el mundo fuera creado, antes de que existieran cielo, estrellas, planetas, agua, plantas, etc., Dios Padre ya nos había elegido a todos y cada uno de nosotros: 1) a todos los que nacieron, vivieron y han muerto; 2) a todos los que estamos dentro de este templo; 3) a todos los que están en otros lugares de la tierra en estos momentos; 4) y a todos los que nacerán hoy o dentro de cientos de años. Dios Padre nos ha elegido y lo ha hecho porque nos ha amado; es decir, el amor es la causa de la elección de Dios. Él nos ha amado y nos ha elegido con un fin: quiere hacernos participar de su santidad, de su felicidad, de su amor y de su suerte. Esto es lo que significa ser consagrados y ser hechos irreprochables ante Dios.
* “El nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos”. Dios Padre nos ha elegido y nos ha amado para que seamos hijos suyos. No quiere ponernos en una urna o en una peana; no quiere recrearse simplemente con la vista de tanta perfección que Él mismo ha hecho. Sería como un acto de soberbia muy sutil por su parte. Él nos ha elegido sobre todo para que seamos sus hijos, es decir, para que estemos con Él, para que nos alegremos con Él, para que crezcamos con Él y para que nos desarrollemos como personas, tanto en la tierra como en su Reino eterno.
* “Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados”. Dios Padre nos ha elegido, aún a sabiendas de que íbamos a ser pecadores y a rechazar su elección, su amor y su paternidad. Por eso, a través de la sangre de su Hijo derramada en la cruz, nos ha perdonado todos los pecados y nos ha redimido de nuestra miseria, de nuestro egoísmo y de una muerte eterna.
* “El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros". Dios Padre nos ha elegido y derrama sobre todos y cada uno de nosotros un tesoro inacabable, inimaginable e inmenso: el tesoro de su gracia, el tesoro de su sabiduría y el tesoro de su prudencia. Y este fruto derramado en nosotros, junto con nosotros y con su Hijo, va a formar una unión indisoluble.
* Sin embargo, el hecho de recibir todos estos dones y regalos, no implica que Dios Padre ahorre a sus hijos disgustos y sufrimientos. En efecto, cuando Jesús en el Evangelio encarga a los discípulos que vayan por los pueblos predicando, les indica la posibilidad de que en algunos lugares, o algunas personas, no los reciban ni los escuchen. En ese caso Jesús les dice que, cuando se marchen de allí, se sacudan el polvo de los pies, pero este signo no tiene una intención de desprecio, o de condena, sino que sirve para constatar el rechazo que tales personas y pueblos han hecho de Dios, de su Palabra y de sus enviados. En definitiva, se trata del rechazo de la VERDAD.
[1] Ésta es la forma de actuar de Satanás: incita al mal y, después de que uno lo ha hecho, nos mete en un pozo para que nos creamos lo peor, y para quitarnos la paz y la confianza en un Dios que perdona y que salva.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravillosa homilía de D. Andrés, y como siempre esclarecedora. El Señor es la VERDAD, y el resto opiniones o sentimientos personales hacia esta u otra situación, pero siempre subjetivados. Como dice D. Andrés, cuando actuamos con la verdad ( en nuestras relaciones familiares, con nuestros amigos, en nuestros trabajos, con el resto de los seres humanos, o en cualquier situación ), estamos en sintonía con la voluntad de Dios, y esa forma de vivir en VERDAD, nos hace libres. Entiendo que es muy difícil esta manera de entender la vida, especialmente en estos tiempos, donde los mass media, los sociólogos, los políticos,los científicos, y un sinfín de opciones, nos confunden y nos hacen tener dudas incluso sobre nuestra existencia, en esos momentos, al menos en mi caso solo puedo mirar en una dirección..., hacia Dios, es la única manera de "resistir" tanto agobio sobre mi existencia o la manipulación constante a que se nos somete. Me da resultado, cada vez tengo un poquito más de seguridad, incluso para levantar la bandera de mi fe y hacer ostención de ella, sin importarme las consecuencias, que a veces son la risa de algunos.
Gracias D. Andrés por esta extraordinaria forma de enseñarme la Verdad.
Un abrazo a los hermanos del blog

Anónimo dijo...

Querido D. Andrés y demás hermanos:

¿Que es la verdad?

Seguramente si preguntáramos entre la gente de la calle nos saldrían por "peteneras". Nos contestarían quizás que es lo cierto, lo contrario a la mentira, etc. sin más.

Esta sociedad da la espalda a la verdad, porque no la reconoce, toma partido siempre por una verdad conveniente, la del autoengaño, su verdad es lo que le importa. La auténtica, no le interesa "bastante tiene con sus problemas".

Y LA VERDAD ahí esperando a ser encontrada. Dios mismo a la espera de que dejemos "nuestras verdades", puro egoísmo, para alcanzar lo definitivo lo eterno, porque solo El es LA VERDAD.

"Yo soy el camino, la verdad y la vida" (San Juan 14, 6)

Un abrazo a todos

Any dijo...

Que hermosa homilia Andres ¡¡como me ha gustado .. El Señor es la verdad " ...me recordo a mi abuela .. que simepre decia eso .. me aconsejaba diciendo" mira farruca .. tu lo unico que tienes que hacer en la vida es ir con la Verdad .. y la verdad la encuentras en el Señor ... pues podras enagañar a muchos pero jamas a El ..por ello hija cuando actues ..piensa que siempre los ojos de Jesus estan sobre ti .. y que a El jamas le podras mentir .. y asi todas las noches podras dormir en paz pues tu consiencia esta tranquila ---
En esta epoca que nos toca vivir .. muchas veces nos quiern engañar con mentiras ... con promesas falsas .. pero yo siempre tengo las palabras de mi abuela .. y gracias a ello descanso en la paz deL Señor ¡¡¡
Buena semana hermanos ¡¡ que Dios los llene de paz ¡

Chony dijo...

Gracias Andrés, muchas gracias por tan bella homilía, que como cada domingo viene en mi ayuda, especialmente en estos momentos, en que me siento muy baja.
La verdad, ¡que importante es la verdad! poder tener la certeza, de no ser engañada, de que nadie te va a fallar, y que por lo tanto puedes poner toda tu confianza en el otro; lo que yo experimento, casi a diario es que esto no existe, (salvo rarísimos casos) siempre te fallan los demás, aquellos en los que habías puesto toda tu confianza; así como sin duda, yo también fallaré, aunque pongo todo mi empeño en que no sea así.
Lo cierto es que solo hay una VERDAD, la única que nunca te falla,y que lo que dijo, es lo mismo antes ahora y siempre. ´Cuando me siento engañada, burlada, y pierdo la esperanza en las personas, lo único que me consuela es, pensar que mi Dios, no se cambia nunca, que lo que dijo está dicho, y es inamovible.
Por eso creo que Él me quiere, haga yo lo que haga, porque Él me escogió por pura iniciativa suya, a ser su hija; y como un veradero Padre me trata, por muy fría que yo me encuentre. Nunca me ha engañado y siempre ha estado y está cerca de mi. Esa es mi única esperanza.
Que Dios te bendiga Andrés.
BENDITO SEA DIOS
chony

Pepitina dijo...

Maravilloso Himno el de San Pablo y profunda y clara homilía. Gracias, Padre Andrés.
“Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.” Si creo en la Palabra como Verdad, entonces creeré que ese Verbo encarnado “nos ha bendecido” realmente; me ha bendecido y sólo por pura Gracia suya y por Amor, puro Don. Soy tan consciente de no merecerlo y de tanto necesitarlo…En esa bendición llevo lo necesario para el camino, Su Gracia que me basta y que son esos bienes espirituales y celestiales que Él sabe que necesitaré para vivir en la Verdad como Él lo desea.
Si creo en Jesús como Verdad, entonces creeré firmemente que “El nos eligió”; me eligió sabiendo mi limitación y mis miserias. Y lo ha hecho “para que fuésemos santos”; igual que al profeta Amós, me saca de mis caminos, cambia mis planes y me da una misión para distintos momentos de mi vida: “Ve y profetiza.” Me tranquiliza una cosa: ha sido Él quien me ha elegido a mi aquí y ahora…yo no hubiese sido capaz de hacerlo sino como una respuesta a su voz.
Además de bendecirme y elegirme me ha destinado a ser su hija, maravilloso Don que encierra maravillas de Su amor por mi. Porque esta Palabra es para todos y cada uno de nosotros personalmente: “El nos ha destinado en la persona de Cristo, a ser sus hijos”.
Sí, lo creo, creo que Jesús “es el camino, la verdad y la vida” y que sin Su Verdad mi vida sería pura tiniebla, que no sabría ni siquiera conocer cuál es Su voluntad para mi; como nos dice Pablo: “su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el misterio de su voluntad.”
Darle gloria, ser Alabanza de su Gloria es nuestra meta final y que comenzamos a vivir aquí, esa es Su voluntad; para ello nos ha bendecido, elegido y destinado…y nos ha concedido “ toda clase de bienes espirituales y celestiales.” Lo sé, lo creo, porque Él es la verdad de mi vida y…como Pablo en tantas ocasiones, mis propias limitaciones pueden a mis buenos deseos, hasta que “oigo en mi corazón” y La Verdad no tarda en salir: “Mi gracia te basta.” Y como Amós, como Pablo y como vosotros hermanos de este querido Blog, SIGO, sabiendo que Él está conmigo.
Buena semana con “toda clase de bienes espirituales y celestiales”.